Editorial | Violencia política

¬ŅVolvi√≥ la noche?

El intento de asesinato de la vicepresidenta de la Nación ha sido el episodio más grave de violencia política desde el retorno de la democracia. Le gatillaron un arma a escasos centímetros de la cabeza en medio de una multitud, sin que interviniese la custodia para evitarlo, como sucedió en 1991 con Alfonsín en otro episodio similar. El magnicidio se frustró por la posible impericia del atacante, que fue reducido por los seguidores de Cristina Fernández, la principal figura política nacional de la actualidad.
Buenos Aires, 13 de setiembre de 2022. El fallido magnicidio no ha sido, sin embargo, un hecho aislado. La seguidilla de atentados vand√°licos contra locales partidarios, centros culturales o memoriales de las v√≠ctimas del terrorismo de estado es extensa. Vale recordar el perpetrado en nuestra Comuna contra la estaci√≥n Entre R√≠os - Rodolfo Walsh del subte E el 24 de marzo pasado. Tambi√©n hubo intentos fallidos de asesinato de dirigentes pol√≠ticos provinciales, como el ocurrido en Corrientes en la pasada campa√Īa electoral. 

Pero desde las cruzadas de sabotaje a las restricciones sanitarias impuestas por la pandemia, la novedad es que la violencia comenz√≥ a ejercerse en actividades p√ļblicas, siendo trasmitida como espect√°culo aceptable por la prensa hegem√≥nica. Guillotinas, ahorcados, bolsas mortuorias y amenazas de muerte propaladas de viva voz se fueron sumando en una escalada de exhibici√≥n del odio militante contra quien piensa diferente que, en alg√ļn momento, iba a pasar a la acci√≥n.

Esas manifestaciones fueron toleradas y acompa√Īadas por referentes pol√≠ticos de la oposici√≥n, hasta el punto que ahora mismo, frente al hecho del intento de magnicidio, se muestran reticentes a una condena en√©rgica y sin ambages del hecho criminal. ¬ŅCreer√°n aceptable una vuelta de la violencia pol√≠tica como pr√°ctica generalizada en nuestro pa√≠s?

Para las personas menores de 40 a√Īos, el momento m√°s funesto que tuvo que atravesar nuestra sociedad ha sido la crisis del 2001, con su tr√°gica secuela de 39 muertos por la represi√≥n policial, que se extendi√≥ a los tres j√≥venes asesinados en la masacre de Floresta unos d√≠as despu√©s y al fusilamiento de Kosteki y Santill√°n en junio del 2002 en Avellaneda. 

Hechos lamentables que empalidecen, sin embargo, frente al reguero de sangre derramada por las luchas pol√≠ticas desde el bombardeo de Plaza de Mayo en el 55, primer acto genocida de nuestra historia, hasta el Nunca M√°s del retorno democr√°tico, pasando por la tr√°gica saga de la Triple A, el accionar de las guerrillas urbanas y el terrorismo de estado, con el horroroso saldo de decenas de miles de muertos, torturados, exiliados o reprimidos por el solo hecho de tener ideas pol√≠ticas contrarias al r√©gimen imperante. 

Quiso el pueblo argentino en 1983 trazar una frontera infranqueable con aquel Nunca M√°s y el juicio a las Juntas militares. Ese Nunca M√°s implicaba erradicar la violencia pol√≠tica para dirimir diferencias pol√≠ticas y sujetarse a lo que se resolv√≠a de forma democr√°tica, mediante el voto popular. 

Ese pacto fundante de la civilidad democrática argentina contemporánea está ahora amenazado por los nostálgicos de la dictadura que pretenden negar el terrorismo de estado, por la emergencia de grupos fascistas libertarios que enaltecen la violencia y por la radicalización de la derecha revanchista que no concibe otra alternativa que la imposición de sus intereses por la fuerza de los hechos económicos, la subversión de los procesos judiciales o la propagación de mentiras para hacer terrorismo en la población. Si no se vuelven a levantar las vallas contra ese desenfreno, la misma democracia está amenazada. Es hora de reafirmar seriamente, otra vez, el Nunca Más.

Lic. Gerardo Codina


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario