Editorial | Internas en JxC

La Puerta Doce

En el estadio de R√≠ver, tiempo atr√°s, se vivi√≥ la p√°gina m√°s luctuosa del f√ļtbol argentino. 71 personas murieron aplastadas y otras 113 sufrieron heridas, al intentar salir una multitud por una puerta que estaba cerrada. Fue en 1968 y, como sucede con tantas cosas entre nosotros, nunca se aclararon debidamente las responsabilidades. Que fueran simpatizantes de Boca, que hab√≠an ido a alentar a su equipo en el mayor de los cl√°sicos, aliment√≥ las sospechas.
Buenos Aires, 8 de noviembre de 2022. En pol√≠tica, a diferencia del f√ļtbol, siempre hay alguna puerta abierta, pero sucede a veces que todos quieren pasar por la misma al mismo tiempo. Como no es posible, quedan muchos heridos. Algo de esto sucede ahora en Juntos por el Cambio. Sus m√°s importantes dirigentes est√°n convencidos de que la alt√≠sima inflaci√≥n, fogoneada por los principales empresarios del pa√≠s, corroe las posibilidades electorales del Frente de Todos por el malestar social que genera, multiplicando las chances cambiemitas de regresar por un segundo tiempo. Y como no hay liderazgos descollantes entre ellos, muchos se prueban el traje de futuro Presidente o Presidenta.

La ciudad se convirti√≥ por estas horas en escenario de esa puja abierta de ambiciones sin medida. El actual Jefe de Gobierno no puede repetir al frente de la administraci√≥n local y no se imagina otro destino que repetir el recorrido de De la R√ļa o Macri, quiz√°s con mejor suerte que ellos. Pero Patricia Bullrich, ungida titular del PRO por el mismo Macri, est√° convencida de que esta es su hora.

La anomal√≠a porte√Īa habilita que un distrito habitado por solo el 6 por ciento de los argentinos haya colocado a tres de los √ļltimos cinco Presidentes, incluyendo a Alberto Fern√°ndez, que siempre hizo su carrera pol√≠tica en la ciudad. Con Larreta o Bullrich se prolongar√≠a esa hegemon√≠a excesiva, pero no es asunto que les preocupe, ya que representan la versi√≥n actual de los unitarios porte√Īos.

Larreta teji√≥ pacientemente un acuerdo para ser secundado por un radical (quiz√°s Morales) a cambio de dejar el terreno libre a Lousteau para la Jefatura de Gobierno. La proyecci√≥n nacional se la aseguran los monopolios medi√°ticos con asiento en nuestra ciudad y la estructura partidaria de la UCR, que conserva su presencia. 

El macrismo se resiste a dejar la caja porte√Īa, fuente de innumerables negociados a lo largo de los √ļltimos quince a√Īos y preferir√≠a que Bullrich compita por ese puesto con Lousteau. Pero ella se imagina que est√° para cosas mayores y alienta a Jorge Macri a mudarse de Vicente L√≥pez al territorio porte√Īo definitivamente. Si la puja hasta ahora se manten√≠a disimulada en p√ļblico, las fuertes amenazas de la ex ministra de Seguridad a Felipe Miguel, que decidieron al jefe de gabinete de Larreta a hacerle una denuncia penal, la hicieron salir del closet. 

Inmediatamente, se expres√≥ en la misma Legislatura. Un terreno donde los cambiemitas siempre mantuvieron una disciplina de ‚Äúsoldaditos‚ÄĚ, como dice Bullrich. Los legisladores que le responden amenazan con no votarle el presupuesto a Larreta, con el argumento de que quieren una baja de los impuestos. La ciudad es el distrito con la mayor presi√≥n impositiva del pa√≠s y eso le da a Larreta una caja holgada para financiar acciones electorales en el interior, disfrazadas de intercambios institucionales, adem√°s de la plata que se mueve bajo cuerda. Contra esa ventaja no quieren competir ni Manes, que ya lo denunci√≥, ni Patricia, que ahora pide menos impuestos. 

Los cruces entre dos de los muchos anotados para el sill√≥n de Rivadavia, golpean la institucionalidad porte√Īa. Si persiste la puja, puede ser una Puerta Doce para los cambiemitas. ¬ŅQui√©n resultar√° herido?
   
Lic. Gerardo Codina


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario