Sociedad | Casi centenario

Murió el compositor Ben Molar

La m√ļsica popular est√° de luto: a menos de seis meses de cumplir 100 a√Īos, muri√≥ el compositor, autor y productor Ben Molar. Fue una figura central del mundo del tango, pero tambi√©n ayud√≥ a potenciar en el pa√≠s y en el mundo la carrera de grandes artistas argentinos. Buenos Aires, 28 de abril de 2015. Nacido en 1915, Mois√©s Smolarchik Brenner -ese era su verdadero nombre- se transform√≥ en un referente indiscutido del tango argentino de los a√Īos 50, 60 y 70. Se lo recordar√°, de hecho, por haber sido el impulsor del D√≠a Nacional del Tango, que se festeja en el pa√≠s cada 11 de diciembre.

Mercedes Sosa, Litto Nebia y Las Trillizas de Oro son algunas de las figuras que Ben Molar impulsó. Lo mismo hizo con agrupaciones como El Club del Clan, Los Abuelos de la Nada y Los 5 Latinos.

Tambi√©n cre√≥ canciones populares como "Final", "Paren el mundo... quiero bajar", "Mame", "Dos Virginias para un Pablo" y "Te casar√°s Gaspar". Y adapt√≥ al espa√Īol de canciones de Los Beatles, Paul Anka y Elvis Presley, entre otros artistas internacionales.

Por sus aportes a la cultura popular, Ben molar fue acad√©mico de la Academia Nacional del Tango y de la Academia Porte√Īa del Lunfardo, y presidente Honorario de la Asociaci√≥n Gardeliana Argentina. Fue adem√°s nombrado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

Si un porte√Īo nos cuenta que descubri√≥ a Mercedes Sosa, Sandro, Palito Ortega, Violeta Rivas, que produjo a El Club del Clan, Las Trillizas de Oro, o Los Abuelos de la Nada, y que trab√≥ amistad con Jorge Luis Borges, Astor Piazzola, An√≠bal Troilo, Enrique Santos Disc√©polo, Nat King Cole, Paul Anka, Chubby Checker, Maurice Chevalier, y cientos de grandes artistas argentinos y mundiales, probablemente creer√≠amos que nos est√° chamuyando fulero y que lo mejor ser√≠a piantarse r√°pido.

Pero si ese porte√Īo es adem√°s Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, miembro de la Academia Nacional del Tango, de la Academia Porte√Īa del Lunfardo, de la Asociaci√≥n Amigos de la Calle Corrientes, del Instituto Cultural Argentino-Israelita, Presidente Honorario de la Asociaci√≥n Gardeliana Argentina y de la Biblioteca Juan Bautista Alberdi, y fue homenajeado con una placa de la calle Corrientes, entonces, dan ganas de conocer su sorprendente historia.

Ben Molar recordaba hace unos a√Īos en un reportaje que le realizaron como fueron esos primeros acercamientos al tango, uno de los grandes amores de su vida junto con su esposa, la actriz Pola Newman, y sus dos hijos. ¬ďMis padres don Le√≥n y do√Īa Fanny, desde el d√≠a que llegaron a la Argentina desde Polonia comprendieron que hab√≠a que adaptarse al suelo de este querido y gran pa√≠s, donde nunca encontramos nada que nos fuera en contra, sino vivencias cari√Īosas y afectuosas. Y hasta el d√≠a en que se fueron al cielo estuvieron con el tango, que nos lo inculcaron a m√≠ y a mis dos hermanos, Rafael y Raquel. Y al d√≠a de hoy, mi hermanita, que solo tiene 7 a√Īos menos que yo, se sabe de memoria las letras de casi todos¬Ē. Ben agrega incluso que el Villa Crespo de principios de siglo en el que viv√≠a, tuvo justamente como punto de uni√≥n la m√ļsica y las letras de nuestro g√©nero musical por excelencia. ¬ďNosotros al tango le dec√≠amos t√°nguele, porque naci√≥ en las mismas calles donde hab√≠a inmigraci√≥n jud√≠a. El tango es un regalo que Argentina le hizo a hombres y mujeres de muchas partes del mundo, que inmediatamente se adaptaron y amaron esta tierra. La prueba es que en las filas de su m√ļsica y de sus letras hay un mont√≥n de hijos de inmigrantes, que nos regalaron su presencia, cultura y amor a las cosas de cada momento que tiene el tango¬Ē. Y no dudaba en encontrar un punto de uni√≥n entre la nostalgia y lamento de sus letras y las vivencias de todos ellos. ¬ďVen√≠amos de puntos muy distantes, y encontr√°bamos s√≥lo abrazos de los argentinos por medio del tango, pero tambi√©n se dejaban atr√°s muchas cosas¬Ö¬Ē.

Ben comenz√≥ a escribir boleros y a llevarles las letras a sus amigos tangueros, pero sin decirles que eran suyas. ¬ďNo cre√≠ que a ellos les interesase cantar boleros escritos por un argentino, as√≠ que decid√≠a firmarlas como ¬Ďel hijo de la muela¬í, es decir Ben Molar. Luego de mucho tiempo se enteraron que era yo, y as√≠ me llaman hoy, en todas partes del mundo. Con este nombre hice letras que se cantaron mundialmente, la verdad que soy un suertudo, porque los dos m√°s grandes cantantes mexicanos interpretaron con mucha repercusi√≥n mis letras, Juan Arvizu, hizo ¬ĎSin importancia¬í y Pedro Vargas ¬ĎFinal¬í y ¬ĎVolvamos a Querernos¬í. ¬ĎFinal¬í tambi√©n tuve la suerte de que la cantara uno de los m√°s grandes cantantes de la Argentina de ese momento, el espa√Īol Gregorio Barrios y fue un √©xito tan tremendo, que cuando iba por la calle me paraban y me cantaban un trozo, o me aplaud√≠an. Y aunque al d√≠a de hoy no tengo toda la suerte que ten√≠a entonces, todav√≠a me suceden cosas como la del chofer del taxi que me trajo hasta aqu√≠, que no hizo m√°s que hablar de un mont√≥n de cosas que yo hice. Y cuando le pregunto c√≥mo sab√≠a tanto, me dice que era de Villa Crespo y que ah√≠ se me tiene muy en cuenta, esos son regalos de la vida, que me hacen llorar.¬Ē

Al mismo, tiempo, y aprovechando sus ya estrechas relaciones con la comunidad art√≠stica, comenz√≥ a promover y producir cantantes que al cabo se unos a√Īos se transformaron en las m√°ximas figuras de la m√ļsica popular argentina. ¬ďConoc√≠ gente que al acercarse al artista coparticipaban de sus ganancias, pero yo nunca recib√≠ ni un centavo de los que empezaban, como Sandro, que comenz√≥ cantando siete canciones m√≠as. Yo me pelee con la compa√Ī√≠a de discos para que pudiera grabar solo, porque lo quer√≠an hacer grabar con un grupo que no recuerdo como se llamaba, pero yo lo quer√≠a como solista, y cuando les dije que entonces me lo llevaba a otro parte, ah√≠ aceptaron.

Luego a Sandro se le acerc√≥ un productor que con el tiempo me enter√© que le quitaba el 50% de las ganancias. Sandro igual no volvi√≥, que en paz descanse, pero nunca se acord√≥ de decir que su carrera comenz√≥ conmigo. Tambi√©n las primeras letras que Palito Ortega grab√≥ fueron m√≠as, pero todav√≠a no era Palito, ten√≠a otro seud√≥nimo. Y las Trillizas de Oro fueron otras de mis creaciones¬Ē, al tiempo que confiesa uno de sus secretos para atraer a semejante cantidad y calidad de artistas. ¬ďUn rasgo que me ense√Īaron mi pap√° y mi mam√°, era que ten√≠a que pisar en la tierra, nunca decir que estoy medio metro m√°s arriba. Y yo logr√© demostrarles eso a los que estaban a mi lado, que tambi√©n ten√≠an que pisar en la tierra, con toda humildad¬Ē.

Por esos tiempos cre√≥ el sello Fermata, y fue creciendo como promotor art√≠stico, descubriendo a otros talentos gigantes como Mercedes Sosa o Violeta Rivas, pero sin dejar de lado un costado de su personalidad al que le da gran valor. ¬ďEl haber ido al idische shule de Murillo me dej√≥ muchas huellas, porque era para m√≠ muy valioso estar en un lugar que era parte de nuestro pa√≠s pero muy diferente¬Ö y siempre festej√© el Peisaj y otras festividades, eso estaba candente y fue permanente en mi vida, para mantener ese fuego interior¬Ē.

Posiblemente esa mixtura entre todo lo que la comunidad y el pa√≠s le ofrecieron, le haya dado el tes√≥n para llevar adelante proyectos que nadie hubiera cre√≠do posibles. Para ¬ďCatorce con el tango¬Ē, convoc√≥ a catorce de los principales escritores de la Argentina, -entre los que se contaban Jorge Luis Borges, Nicol√°s Cocaro, Florencio Escard√≥, Baldomero Fern√°ndez Moreno, Leopoldo Marechal, Manuel Mujica L√°inez, Ernesto Sabato y C√©sar Tiempo-, para que redactaran letras que luego musicalizar√≠an catorce compositores ¬Ėde la talla de Juan D'Arienzo, Julio De Caro, Osvaldo Manzi, Mariano Mores, √Āstor Piazzolla, H√©ctor Stamponi y An√≠bal Troilo-, lo que luego coron√≥ con catorce pinturas realizadas especialmente por catorce pintores artistas pl√°sticos entre los que se pueden nombrar a Ra√ļl Soldi, Carlos Alonso, Raquel Forner, Mario Dar√≠o Grandi, Julio Mart√≠nez Howard, Luis Seoane, y Carlos Torrallardona.

Hab√≠a un problema, no exist√≠a el Long Play de 14 temas, solo de 12, y aunque todos le dijeron que ser√≠a imposible crearlo, Ben consigui√≥ un t√©cnico que logr√≥ la proeza. A partir de all√≠, este tipo de LP se comercializar√≠a en todo el mundo. ¬ďQu√© lindo que es recordar cosas como los ¬í14 con el tango¬í, que a veces quedan en el pasado, pero es imposible olvidarlas porque son tareas que van a durar muchos a√Īos, y te hablo como argentino tanguero ¬Ņeh? No es para compadrear, pero nadie convenci√≥ a sus amigos, como Ernesto S√°bato, Jorge Luis Borges, Florencio Escard√≥, o Cesar Tiempo de escribir letras sobre tango como lo hice yo. No fue f√°cil, recuerdo que Piazzola no quer√≠a ser parte del proyecto, yo lo necesitaba, pero √©l me dec√≠a que estaba en otra etapa, haciendo un tango no com√ļn, y en una de las visitas semanales que me hac√≠a, le digo, ¬Ďche, decime como era la m√ļsica esa, que dec√≠a, 70 balcones hay en esta casa, 70 balcones y ninguna flor¬í, y ah√≠ me la empieza a cantar. Entonces le digo, Astor, si vos te acord√°s de algo que se hizo hace 30 a√Īos, y haces una melod√≠a para este disco, se la van a acordar dentro de 30 a√Īos¬Ö y ah√≠ acept√≥.

Y esa fue una muestra mundial, porque por todos lados se exhibieron esas 14 pinturas con el disco de fondo sonando sin parar. El primer lugar fuera del pa√≠s en el que produje la muestra fue en un teatro de Tel Aviv, ya que yo quer√≠a que Israel fuese el padrino de esa muestra. Luego pas√≥ por Grecia, Espa√Īa, Italia y un mont√≥n de pa√≠ses m√°s, y en todos los lugares donde iba y les dec√≠a que era de Argentina, me dec√≠an ¬°Tango!¬Ē. Fue por esta experiencia internacional, que Ben se determin√≥ a crear el D√≠a Nacional del Tango, para el que eligi√≥ el once de diciembre, ya que en esa fecha, en diferentes a√Īos, nacieron Carlos Gardel y Julio De Caro. Y aunque le llev√≥ nueve a√Īos, tambi√©n lo logr√≥. ¬ďIba todos los d√≠as a ver a los diferentes Secretarios de Cultura de la Ciudad, que me dec√≠an ¬íquedate tranquilo, ma√Īana est√°¬í, pero ma√Īana no estaba. As√≠ que un d√≠a le dije a uno, que con o sin d√≠a, iba a hacer un evento fenomenal, y claro, a las dos horas ten√≠a la resoluci√≥n. Un poco despu√©s, para fines del 77, comenc√© a organizar ese evento, y le ped√≠ a mi amigo Tito Lectoure el Luna Park. El me dijo, ¬ĎYo te lo doy, pero vas a pasar verg√ľenza, porque no va a ir nadie¬í. Al final, met√≠ 15 mil, algunos hablan de 45 mil personas. A cada orquesta y cantante le hac√≠a cantar tangos, pero nada m√°s que dos temas, porque algunos quer√≠an quedarse, pero yo le dije a los animadores que despu√©s de los dos temas los sacaran corriendo, para que todos puedan participar. El evento dur√≥ como cinco horas¬Ē. R√°pido, Ben aprovech√≥ la movida, e invit√≥ al Secretario de Cultura de la Naci√≥n. ¬ďYo sab√≠a que despu√©s de ese evento, las provincias iban a querer su d√≠a del tango, y entonces en el pa√≠s se iba a festejar en diferentes fechas. As√≠ que le propuse al Secretario hacer el d√≠a nacional, y √©l me dijo que s√≠, pero que yo le consiga algo parecido para celebrar esa fecha, entonces arm√© algo as√≠ en el Teatro Nacional Cervantes y lo llev√© a Palito Ortega para que lea la notificaci√≥n del D√≠a Nacional del Tango. Y durante muchos a√Īos me llamaron, y me llaman, con anticipaci√≥n a esa fecha, desde los m√°s incre√≠bles pa√≠ses, para que los ayude a organizar el festejo en su pa√≠s, lo que es un orgullo como argentino y como tanguero, porque dicho esto con todo respeto y cari√Īo, uno de los enemigos m√°s grandes del tango fue la Argentina, que muchas veces le dio menos importancia al tango de la que se le da en el mundo entero¬Ē.

No contento con ese fenomenal aporte a la cultura nacional, Ben quiso tambi√©n homenajear a las m√°ximas figuras del tango, es decir sus verdaderos protagonistas. ¬ďYo quer√≠a que los cantantes y orquestas tuvieran el agasajo que Buenos Aires le merec√≠a entregar, pero en vida. As√≠ consegu√≠ que los Amigos de la Calle Corrientes me apoyaran en poner primero 24 placas, y un amigo que ten√≠a unos vagoncitos llev√≥ a diferentes orquestas y, desde una cuadra antes de Callao hasta el Bajo, pon√≠amos una por cada autor, como Mariano Mores, Enrique Cad√≠camo, Libertad Lamarque, Tita Merello, Horacio Salg√°n, Ra√ļl Lavi√©, Tania. En algunos lugares lamentablemente las han sacado, pero en otros est√°n esas placas que son un reconocimiento a la gente que nos dej√≥ tango para muchos a√Īos¬Ē.

En los a√Īos siguientes, Ben tambi√©n colabor√≥ con la creaci√≥n de la estatua en el Abasto de Carlos Gardel, a quien pudo observar en una an√©cdota que qued√≥ inmortalizada casi como una leyenda urbana. ¬ďYo lo conoc√≠ a unos metros, aunque √©l nunca me dijo, como muchos mintieron, ¬Ďcomo te va pibe¬í, pero s√≠ lo pude ver porque yo sab√≠a que Garc√≠a Lorca iba a estar en el hall de ese teatro llamado Liceo en ese tiempo, y que iban a ir C√©sar Tiempo y Gardel, donde se saludaron. Los Amigos de la Calle Corrientes me dijeron que escriba lo que sucedi√≥ para dejarlo en una placa, as√≠ que yo les dije: ¬ĎEn el hall de este teatro se abrazaron Carlos Gardel con Federico Garc√≠a Lorca, de la mano del poeta Cesar Tiempo¬í y ellos agregaron ¬Ďtestigo presencial Ben Molar¬í. Cuando el teatro cambio de due√Īo la sacaron y no se sabe donde est√°¬Ē.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario