Comunales | Crisis sanitaria

Renuncias en salud

Tras el reclamo del Durand, trascienden más renuncias masivas en hospitales de CABA. Medio centenar de enfermeros dejaron el Durand. Alrededor de 100 renunciaron al Pirovano en los últimos tres meses. Hubo 30 bajas en el Ramos Mejía y 48 en el Rivadavia. Denuncian que, por las malas condiciones sanitarias y salariales, el personal se vuelca al sector privado.
Buenos Aires, 22 de junio de 2021. Luego de que personal del Hospital Durand difundiera que más de medio centenar de enfermeros y enfermeras renunciaron por las malas condiciones de trabajo y salariales en plena pandemia, la legisladora porteña del Frente de Todos María Rosa Muiños presentó un pedido de informes al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, que fue aprobado en la Legislatura. En tanto, desde otros hospitales porteños difundieron situaciones similares.

“Los enfermeros y las enfermeras hacen un trabajo indispensable. Son los que están en la primera línea de contacto con el Covid-19, además de atender pacientes internados con otras patologías. La Ciudad debe redoblar los esfuerzos para que los profesionales de la salud estén bien remunerados y así evitar la pérdida de un recurso humano tan importante, que se ha formado y capacitado para dar pelea a la pandemia desde el sistema público de Salud”, sostuvo la vicepresidenta segunda de la Legislatura.

Muiños recordó que "en 2018 la Ciudad sancionó la ley 6035 de Profesionales de la Salud, que excluyó a las enfermeras y los enfermeros. Su inclusión en la normativa es un reclamo que consideramos genuino, merecen ser reconocidos por la tarea que desempeñan. Por eso, hay varios proyectos presentados en esta Legislatura para que sean incorporados en la Carrera, pero aún no han sido tratados por falta de voluntad del bloque oficialista”.

En el caso del Hospital Pirovano, trabajadores y trabajadoras denunciaron que desde los inicios de la pandemia renunciaron alrededor de 100 enfermeros y enfermeras, que estos últimos 3 meses hubo 30 bajas más, “por la falta de entrega de ropa de trabajo, falta del pago de los plus de Insalubridad, área crítica, presentismo, ticket canasta, el no reconocimiento a la carrera Profesional de Salud -Ley 6035- y los bajos salarios, que oscilan los $44.000, cuando la canasta básica en la ciudad es de $140.000”. Estos factores, enumeraron desde ATE, “hacen que los trabajadores se vayan a instituciones privadas”.

En el Hospital Ramos Mejía, delegados denunciaron que entre los meses de mayo y junio hubo 30 renuncias “por la falta de entrega de ropa de trabajo, falta del pago del plus de Insalubridad, el no reconocimiento a la carrera Profesional de Salud -Ley 6035- y salarios de $44.000”. Advirtieron que así “no pueden mantener a sus familias, por lo tanto los trabajadores optan por irse a instituciones privadas, donde son bien remunerados y valorados por el esfuerzo que realizan ante la pandemia”.

Algo similar difundieron desde el Hospital Rivadavia. Trabajadores aseguran que “renunciaron 48 enfermeros y enfermeras por la violencia institucional que vivían cotidianamente, la falta de ropa de trabajo, bajos salarios, el no reconocimiento como Profesional de Salud y la falta de pago de diferentes plus”.

La palabra de ATE 

En diálogo con este periódico, Walter Benítez, enfermero y delegado por ATE dio detalles acerca de los motivos que llevaron a varios de sus compañeros a presentar la renuncia. "Las condiciones no son adecuadas. Faltan equipos de protección personal, como la ropa para atender a pacientes COVID, a los licenciados en enfermería no los reconocen como profesionales de la salud, y no les pagan salubridad, ni tareas riesgosas ni área crítica", detalló.

Otro aspecto es el salarial, ya que de acuerdo a los denunciantes, se les paga en los hospitales públicos la mitad de lo que se llega a percibir en nosocomios privados. Son cerca de 44000 pesos en los casos más bajos, cifras por debajo de la canasta básica porteña. "Hoy el enfermero tiene mucha demanda debido a la situación sanitaria que vivimos", confiesa Walter, y explica que por ello muchos abandonan sus puestos al conseguir otro trabajo mejor pago en otra clínica o institución.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario