Porteñas | Pandemia porteña

¿Viene la segunda ola?

Tras dos semanas de aumentos a fines de diciembre, aparentemente se frenó la suba de contagios en la ciudad. Los datos de los primeros días de enero trajeron algo de alivio. Habrá que ver si es algo pasajero o se afianza la segunda ola de la pandemia de la mano del descontrol social.
Buenos Aires, 6 de enero de 2021. Los casos de coronavirus aumentaron 190% en CABA y 120% en Provincia en los últimos 21 días del año pasado. La ciudad de Buenos Aires cerró 2020 con un fuerte incremento en los casos de Covid-19. El último día del año marcó una cifra de 2146 contagios, casi 500 más respecto de los 1688 los registrados el 30 de diciembre. El aumento de los contagios en los últimos días preocupa a los responsables sanitarios que, remarcaron la importancia de sostener los cuidados para mitigar el rebrote, sobre todo en ámbitos cerrados y de escasa ventilación.

Frente a ese agravamiento de la situación sanitaria, el nuevo año trajo algo de alivio. Sólo se registraron 861 casos de coronavirus el 1° de enero y 495 al día siguiente. Estas cifras interrumpieron la tendencia en alza que se venía repitiendo en los últimos días de diciembre y que había encendido las  alarmas de especialistas y autoridades.

Sin embargo, la baja de un día no implica que la curva ascendente de casos en territorio porteño frene su camino. Las autoridades recomiendan sacar un promedio de casos de hasta siete días para tener un panorama que permita proyectar la toma de decisiones. En ese sentido, hay que recordar que desde hace más de dos semanas que los casos registrados en la Ciudad están en aumento tras un noviembre en el que se habían estabilizado por debajo de los 500 por día.

El miércoles 30 de diciembre, el presidente Alberto Fernández recibió en la Quinta Presidencial de Olivos al jefe de Gobierno de la Ciudad y al gobernador bonaerense Axel Kicillof. La reunión fue más corta que aquellas del principio de la cuarentena estricta, pero marca la preocupación que existe en la cúpula del poder político por un aumento de casos de COVID-19 que esperaban para más adelante.

Los tres mandatarios coincidieron en que hay un relajamiento producto del cansancio general de la ciudadanía y de una sensación equívoca de que lo peor de la pandemia ya pasó. “Vamos a dejar pasar el fin de año y a partir de la semana que viene vamos a mirar con lupa a ver cómo resolvemos esto”, señaló Fernández en declaraciones a Radio 10, e informó que mantendrá nuevas reuniones con los mandatarios la semana próxima para tomar eventuales medidas.

En este contexto el jefe de Estado reconoció que se evalúa la posibilidad de instruir a las fuerzas de seguridad para “disipar” a las personas que no respetan las recomendaciones y así evitar las concentraciones de gente sin tapabocas ni respeto del distanciamiento social. Algo así ya se vio en las plazas y parques porteños con efectivos policiales desalojando a los concurrentes después de la una de la mañana, en una acción discutible en cuanto a su eficacia sanitaria, si como contrapartida no se controlan las fiestas privadas. Además a cargo de personal policial y de tránsito que, por otra parte, es frecuente ver en las esquinas de la ciudad sin los tapabocas correctamente colocados ni respetando el distanciamiento social requerido.

También el médico infectólogo Martín Hojman, quien trabaja en el Hospital Rivadavia de la Ciudad de Buenos Aires, coincidió en que se ve en los últimos días un aumento de casos, aunque sostuvo: “Es una observación y no puedo asegurar que sea una tendencia, pero sucede”. En el mismo sentido, la docente e investigadora Soledad Retamar, señaló que “en la provincia de Buenos Aires la media diaria es de 2.767 casos y 52 fallecidos; en CABA de 755 casos y 10 fallecidos, similar al 14 de octubre en casos y a fines de noviembre en fallecidos”.

La especialista, que integra el Grupo de Investigación en Bases de Datos (GIBD) de la Facultad Regional Concepción del Uruguay de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), detalló que “en la última semana de diciembre CABA tuvo 36% de crecimiento de los casos con respecto a la semana previa, y PBA 17%. Hasta el 10 de diciembre estos porcentajes eran negativos, es decir, que cada semana se reportaban menos casos que en la previa”.

Las luces amarillas se encendieron cuando empezaron a sucederse concentraciones masivas en espacios públicos, como la despedida a Diego Maradona en el centro porteño y la caravana de River a dos años de la final de la Copa Libertadores Madrid, y se transformaron en rojas la última semana, cuando la curva volvió a acelerarse tras los encuentros de Navidad y las tradicionales cenas para despedir el año.

El ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, planteó en su última conferencia de prensa del año que habrá que esperar los próximos días para comprender el alcance del fenómeno estadístico. Hay dos variantes: podría ser un repunte estacional producto de los encuentros típicos de diciembre o marcar definitivamente el inicio de la segunda ola que hace semanas comenzó a hacer estragos en Europa.

Ante este panorama, Jorge Rachid, médico sanitarista e integrante del comité de asesores del gobernador Kicillof, planteó una idea: propuso que se imponga una “restricción nocturna para circular”, entre otras medidas para mitigar el creciente número de contagios de coronavirus. En este sentido, indicó que su planteo es que se limite la circulación “entre las 22 y las 6” y, también, añadió como sugerencia “el cierre de fronteras”. Así lo expresó en declaraciones formuladas a Radio 10, en las que sostuvo que “el toque de queda es duro pero es lo que funciona en Europa”. ¿Será lo que funcione entre nosotros?

                                               Santiago Pujol


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario