Historias de nuestra comuna | 12 de agosto de 1806

Reconquista de la ciudad invadida por los ingleses

En la Buenos Aires del 1800, el espacio que hoy ocupa la Comuna 3, fue escenario de acontecimientos prerrevolucionarios en defensa de la ciudad frente a los dos intentos de Gran Breta帽a de conquistar Buenos Aires, la capital del Virreinato del R铆o de la Plata, en junio de 1806 y junio de 1807. Buenos Aires, 13 de agosto 2012. En 1805, los brit谩nicos hab铆an derrotado a la armada espa帽ola en la batalla de Trafalgar y Espa帽a perdi贸 entonces el control sobre las comunicaciones con Am茅rica, quedando las colonias virtualmente aisladas de su metr贸poli.

Por esos a帽os, Gran Breta帽a se encontraba en una delicada posici贸n econ贸mica y en guerra con Francia y sus aliados, entre ellos Espa帽a, sus barcos manufactureros eran rechazados por la mayor铆a de los principales puertos europeos. Los comerciantes brit谩nicos nunca hab铆an logrado negocios satisfactorios con Am茅rica, debido en parte al sistema comercial monop贸lico implantado por Espa帽a. En este contexto econ贸mico y pol铆tico internacional, la invasi贸n de Buenos Aires resultaba tentadora.

En junio de 1806 unos 1.500 ingleses desembarcaron en Quilmes al mando del general Beresford y en los d铆as sucesivos se dirigieron a la ciudad y la ocuparon sin mayores problemas asumiendo Beresford el cargo de gobernador. Mientras, el virrey Sobremonte marchaba hacia C贸rdoba con el fin de reunir fuerzas y reconquistar la capital.

En algunos c铆rculos comenz贸 a gestarse un movimiento de resistencia que termin贸 por expulsar a los invasores. Un grupo liderado por Juan Mart铆n de Pueyrred贸n se organiz贸 en la campa帽a mientras que Santiago de Liniers -marino franc茅s que estaba al servicio del rey de Espa帽a- decidi贸 concentrar la acci贸n en Montevideo y emprender desde all铆 la Reconquista.

Con la colaboraci贸n de la poblaci贸n montevideana form贸 un ej茅rcito de 1.300 hombres que, luego de cruzar el R铆o de la Plata, desembarc贸 en las proximidades del Tigre el 10 de agosto, y avanz贸 hasta los Corrales de Miserere, en donde estableci贸 su campamento en la Quinta de Mu帽iz, cerca del cruce de la actual Av. Independencia y Entre R铆os, y la de Mansilla en Matheu y San Juan, que dominaban una gran extensi贸n del actual barrio de San Crist贸bal para iniciar la Reconquista. La zona fue terreno de un enfrentamiento entre las fuerzas inglesas y el ej茅rcito de Liniers quien desde all铆, exigi贸 la rendici贸n de Beresford. Ante la negativa del ingl茅s avanz贸 con su ej茅rcito, tom贸 el Retiro y oblig贸 a los invasores a retroceder hacia la Plaza Mayor.

El 12 de agosto las fuerzas de la Reconquista iniciaron el ataque decisivo mientras numerosos habitantes de la ciudad se sumaban a la lucha callejera. Beresford y sus hombres, refugiados en el Fuerte, se rindieron. En las puertas del Cabildo el brigadier ingl茅s depuso formalmente las armas. El 14 de agosto, euf贸ricos por la victoria obtenida, los vecinos de Buenos Aires reunidos en Cabildo Abierto, decidieron deponer al virrey Sobremonte y transferir el gobierno a Liniers y organizar cuerpos de milicias para defender a Buenos Aires de una nueva invasi贸n.

La certeza de que Inglaterra enviar铆a refuerzos para vengar la derrota impuls贸 a Liniers a invitar a la poblaci贸n a sumarse espont谩neamente a las milicias. Liniers conoc铆a la naturaleza de los ingleses, por eso estaba seguro que volver铆an por la revancha. Y no se equivoc贸.

La Segunda Invasi贸n ocurri贸 un a帽o m谩s tarde cuando las tropas se apoderaron de la ciudad de Montevideo. El 28 de junio de 1807, tras recibir refuerzos comandados por el teniente general brit谩nico John Whitelocke, 8.000 hombres desembarcaron en Ensenada y se dirigieron hacia los Corrales de Miserere, donde las tropas comandadas por Liniers fueron derrotadas en el llamado Combate de Miserere. Desde nuestra actual plaza Once miles de soldados ingleses iniciaron el avance en direcci贸n al r铆o encontrando la resistencia de los habitantes de Buenos Aires, que sumados a los regimientos que defend铆an la ciudad, impidieron su ocupaci贸n.

Tras la valiente resistencia, Liniers intim贸 a Whitelocke. El 6 de julio el general ingl茅s pidi贸 el cese del fuego y al d铆a siguiente se firm贸 el tratado que puso fin a la lucha.

Los brit谩nicos, como en 1806 debieron rendirse ante los vecinos armados. Esta vez abandonar铆an el proyecto de conquistar militarmente Buenos Aires.

Norberto Alonso



Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario