Comunales | Jardín del Ramos Mejía

Freno al desalojo

El gobierno persiste en su intento de trasladar compulsivamente el Jardín del Ramos al edificio que se está levantando en la Manzana 66. Así, incumple su compromiso con los vecinos que se movilizaron para hacer un espacio público y verde en ese predio y destruye uno de los pocos jardines con salas desde los 45 días y horario extendido, para cubrir las necesidades de padres que trabajan. El miércoles pasado volvió a intentar hacer la mudanza compulsiva, pero la reacción de los padres, trabajadores del hospital y docentes, frustró la maniobra. Ayer las autoridade se volvieron a comprometer en buscar una salida consensuada con la comunidad educativa. Pero por lo visto hasta aquí las promesas oficiales son volubles.
Buenos Aires, 24 de diciembre de 2019. "En el día de la fecha se realizó la reunión entre los sindicatos docentes y representantes del Ministerio de Educación para tratar el traslado/mudanza de la EI 6 DE 6", informó ayer en un comunicado publicado en su página institucional el sindicato Unión Argentina de Maestros y Profesores CAMYP. Cierra el mismo texto la información de que se proseguirá dialogando en los primeros días del mes de enero. Hasta entonces, la mudanza compulsiva se detendría.

Como es de público conocimiento, funcionarios del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se presentaron la semana pasada en la Escuela Infantil 6 D.E. 6 (Venezuela 3.158, en el barrio de Balvanera), para concretar la mudanza de la institución a la construcción -aún en obra- que se realiza en la Manzana 66, sobre las calles Catamarca y Moreno, en la Manzana 66. Sin embargo, los trabajadores del colegio y del nosocomio impidieron su desalojo. A raíz de esta decisión, la abogada de familias del jardín del Ramos, Cecilia Fernández, afirmó que presentaron una cautelar, solicitando que "no se pueda mudar nada hasta tanto se resuelva si es o no legal". En ese sentido, planteó irregularidades, "porque hay una obligación constitucional de consultar a las comunidades cuando se trata de materia educativa". La intención de la letrada es lograr que la cautelar salga este año, antes de la feria judicial. Es que "retomar la lucha en febrero es mucho más complicado, que tener una lucha vigente con las cosas adentro". Por otro lado, la especialista aseveró que el traslado al nuevo edificio perjudica a las familias del Ramos y a los vecinos de Manzana 66, "porque se pierden 300 vacantes". entre ellas las del lactario, para niñes desde los 45 días, y las salas para chiques de 1 y 2 años. 

Frente al intento frustrado del Gobierno porteño de trasladar compulsivamente el jardín del Ramos Mejía los sindicatos UTE, CAMYP, UDA y SUCTEBA lograron realizar el mièrcoles 18 una reunión y firmar una nota con los representantes de la comuna 3 y Julián Parenti, de la Subsecretaria de la Coordinadora de Educación, en la que el gobierno se comprometió a armar una  mesa de dialogo que se reunió por vez primera el día de ayer. La comunidad educativa acompañó desde la puerta de la escuela.

Antes se habían vivido momentos de tensión. Dos camiones cargados con el mobiliario de la Escuela, que funciona adentro del Hospital Ramos Mejía, no pudieron partir hacia la Manzana 66, un espacio público y verde inaugurado por Horacio Larreta hace poco menos de un año en Balvanera, porque docentes y empleados del nosocomio lo impidieron. Al establecimiento asisten los hijos de los trabajadores del Ramos Mejía, quienes denuncian que el traslado fue inconsulto. "A pesar de la presión que ejerce el Ministerio de Educación para que se realice, en estos momentos se está descargando todo nuevamente y volviéndolo al interior del jardín bajo la guardia de lxs trabajadorxs", contaron desde la comunidad educativa de la escuela.

Las legisladoras porteñas del Frente de Todos María Bielli y Lucía Cámpora junto al comunero Gabriel Zicolillo se hicieron presentes esta mañana en el Hospital Ramos Mejía. “En vez de pensar en traslados el gobierno de la Ciudad debería priorizar la apertura de nuevas instituciones para mas vacantes. Es indispensable que los trabajadores de la salud puedan contar con un lactario dentro de las instalaciones del hospital”, afirmó Bielli.

“La Ciudad de Buenos Aires tiene una falta grave de vacantes. Entendemos que se tienen que abrir el jardín de la manzana 66 pero que hay que respetar el pedido de las familias, trabajadores y trabajadoras del hospital y maestras de que se mantenga el lactario del Ramos Mejía. Hoy logramos frenar el desalojo pero es una locura lo que tuvieron que vivir las maestras para llegar a esta situación”, aseguró Cámpora.

Para Zicolillo, miembro de la junta de la Comuna 3, “Los vecinos y vecinas de la vienen reclamando hace muchísimos años la creación de vacantes para niños y niñas de 45 días a tres años pero el gobierno de la ciudad hace oídos sordos. El traslado del lactario del Ramos Mejía es un hecho concreto de esto.”, afirmó.

“Le estamos planteando otra vez al gobierno que no puede trasladar el jardín, tiene que abrir otro. Este jardín está en condiciones, es una de las reivindicaciones más importantes de los empleados del hospital”, afirmó Angélica Graciano, secretaria general electa de UTE.

La continuidad del diálogo

Ayer, como adelantamos se decidió pasar a un cuarto intermedio hasta un próximo encuentro de la comisión de diálogo, de la que están excluídos los padres de los chiques que concurren al Jardín. En la misma, el sindicato CAMYP solicitó como premisa fundamental que se respeten las condiciones de enseñar y aprender cómo así también se escuche la voz de las docentes, conducción y comunidad educativa que día a día transitan la Institución. Asimismo subrayaron que es fundamental la creación de más jardines maternales y escuelas infantiles y que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deje atrás la falta de vacantes en el Nivel Inicial. En ese sentido afirmaron que seguirán  trabajando para que los Centros de Primera Infancia no sean la solución a través de políticas asistencialistas a esa falta de vacantes en el sistema escolar ya que el Estado debe garantizar políticas educativas que permitan el acceso a la educación para nuestras niñas y nuestros niños desde los 45 días de vida. 




Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario