Comunales | Cooperativa BAUEN amenazada

"Entramos en zona de tormenta"

El 25 de junio la jueza que lleva la causa les dio siete días hábiles para llegar a un acuerdo con la empresa. Fue en una audiencia en la que convocó a las partes en conflicto. Frente a eso, los trabajadores anunciaron una serie de medidas que van desde elaborar una propuesta a la empresa Mercoteles S.A., hasta un plan de lucha. Quizás cuando esta edición esté en la calle, la amenaza se habrá cumplido.
Buenos Aires, 9 de julio de 2019. La cooperativa que gestiona el hotel Bauen sufri√≥ un nuevo rev√©s judicial y vuelve a ser acorralada por el fantasma del desalojo. En la ma√Īana del martes 25, asisti√≥ a una audiencia con la jueza Mar√≠a Paula Hualde, en la que fue notificada que cuenta con siete d√≠as h√°biles para llegar a un acuerdo con Mercoteles, la sociedad an√≥nima que figura como due√Īa del inmueble desde julio de 2001. ¬ŅQu√© significa? Los trabajadores encienden la alarma, pero son prudentes: "Fuimos intimados a buscar acuerdo so pena de que contin√ļe el expediente judicial que tiene firme una sentencia de desalojo".

"Si nosotros rechazamos la propuesta que nos hacen estos d√≠as, sabemos que nos exponemos a que la jueza nos notifique que tenemos que dejar el edificio. ¬ŅCu√°ndo? No lo sabemos". Ante el alerta, cientos de personas se acercaron al hotel de la Avenida Callao al 300 ese mismo d√≠a por la tarde para escuchar la conferencia en la que el abogado de la cooperativa, Ataliva Dinani, la presidenta, Mar√≠a Eva Lossada, y el referente Federico Tonarelli contaron las malas nuevas.

Ellos recordaron que la sentencia de desalojo se encuentra firme desde julio de 2007 por parte del mismo juzgado de primera instancia que tomó la causa tras la quiebra de la empresa Mercoteles en el 2001. Luego de esa decisión, hubo distintas instancias judiciales cuyos trámites fueron permitiendo la gestión ininterrumpida de la cooperativa al día de hoy, que mantiene 130 trabajadores.

A pesar de que la Corte Suprema fall√≥ en contra de la cooperativa, en conferencia los trabajadores recuerdan que en 2016 una Ley sancionada en ambas c√°maras plante√≥ la expropiaci√≥n del edificio a manos del Estado. Esa expropiaci√≥n -dictaba el proyecto- ser√≠a abonada con los cr√©ditos impagos que el grupo Mercoteles S.A. mantiene con el Estado, a partir de un pr√©stamo oficial obtenido en 1978, en plena dictadura militar. Esa deuda permanece impaga al d√≠a de hoy; seg√ļn un c√°lculo judicial de 2016, el monto de esa deuda supera en 2 o 3 veces el valor del edificio.

Frente a los malos anuncios, y despu√©s de dos recorridos completos en instancias judiciales nacionales, el equipo jur√≠dico del Bauen prepar√≥ una serie de presentaciones que plantean el caso ante dos organismos internacionales. "Tambi√©n hemos vuelto a presentar en el Congreso de Naci√≥n el proyecto de declaraci√≥n de utilidad p√ļblica del Hotel, nada menos que el proyecto que fue Ley en 2016", suma Tonarelli.

Tambi√©n se elev√≥ una denuncia a la Corte Interamericana. "Es una denuncia al Estado", refiere el abogado Dinani. "Nosotros decimos que, de favorecer a la familia Iurcovich nuevamente, se produce un incumplimiento del derecho a la justicia de los trabajadores ‚Äď y una violaci√≥n al derecho al trabajo".

La historia de c√≥mo la justicia le otorga la propiedad del edificio a un grupo empresario que jam√°s lo pag√≥ puede sintetizar parte de la trama oscura de este pa√≠s. Tonarelli lo define as√≠: "Estamos hablando de expertos en maniobras judiciales para hacerse de fondos p√ļblicos, estamos hablando de un empresariado parasitario del Estado. (‚Ķ) Es muy simple y lo puede entender cualquiera: si vos deb√©s la cuota de tu cr√©dito hipotecario, te rematan el departamento, pero ellos pretenden que les perdonemos las deudas y le devolvamos algo que, a esta altura, es de todos. No s√≥lo nuestro, de los trabajadores del Bauen: de todos".

Y eso se nota. La cooperativa abrió su sede para cobijar a muchas inquietudes. Cientos de actividades sociales, culturales, sindicales y de cualquier otra índole -desde reuniones de inmigrantes senegaleses hasta convenciones de tatuadores, pasando por la Asociación Argentina de Luthiers- llenan los pasillos, los auditorios y las piezas de este hotel que se ha convertido en un emblema del cooperativismo argentino.

Durante los √ļltimos a√Īos, la cooperativa del Bauen se ha encargado adem√°s de cubrir en el edificio otros proyectos: "Est√°n en riesgo los puestos de trabajo de la cooperativa cultural El descubridor, de la revista C√≠trica, de la cooperativa que hace La Garganta Poderosa, del √°rea de distribuci√≥n y comercializaci√≥n del Movimiento La Dignidad", enumera Tonarelli. "Al hablar del Bauen, nos referimos a un conjunto de al menos 200 trabajadores y trabajadoras en total".

Esta trama de cooperativas y organizaciones sociales no s√≥lo se ve sino que se siente en la conferencia en la que el Bauen pide, y a su vez, manifiesta un apoyo transversal a los distintos colores pol√≠ticos en pleno a√Īo electoral. "De ahora en m√°s la solidaridad es con todos: estamos dispuestos a defender los puestos de trabajo de todos los trabajadores que estamos ac√°", plantearon ante la presencia de representantes de las dos CTA, la CGT, la asociaci√≥n de teatros independientes, gremios de aceiteros, actores, bancarios y muchos otros.

Santiago Pujol

Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario