Comunales | Corrupción en la Comisaría 7ª

Los poliladron

¬ďLa Comisar√≠a 7¬™ est√° en el coraz√≥n del barrio porte√Īo de Once, escondida entre telas, camiones que bajan mercader√≠a a cualquier hora y puestos callejeros que ocupan las veredas. Tiene una jurisdicci√≥n de 80 manzanas y una ¬ďcaja negra¬Ē que desborda los l√≠mites de Balvanera. Los chulos que manejan los prost√≠bulos, los puesteros, los vendedores de las galer√≠as, los comerciantes, los arbolitos, las financieras, las casas de joyas. Los mayoristas y minoristas. Quieran o no, todos arreglan con la Brigada de la 7¬™ para sobrevivir en Once. Chinos, peruanos, senegaleses, dominicanos, argentinos. Blancos, negros. Cristianos, jud√≠os. La corruptela no discrimina.¬Ē Buenos Aires, 11 de febrero de 2013. As√≠ comienza la excelente nota publicada por Florencia Alcaraz en Cosecha Roja, sitio web de la Red de Periodistas Judiciales de Latinoam√©rica (http://cosecharoja.org/), dedicada a diseccionar la trama corrupta del accionar policial en uno de nuestros barrios.

Prosigue afirmando: ¬ďDesde junio de 2011 el Ministerio de Seguridad investiga a esta Comisar√≠a a partir del llamado de un polic√≠a al 0800 que recibe denuncias sobre el accionar de las fuerzas de seguridad. El efectivo declar√≥ que hab√≠a compa√Īeros que cobraban coimas a comerciantes. En septiembre, dos peces gordos fueron destituidos de sus cargos: Luis Alberto Poggi y Claudio Lucione, ambos responsables de la 7¬™ en a√Īos anteriores. La denuncia explot√≥ en los medios y desnud√≥ la trama de corrupci√≥n que lleva a√Īos y que llevar√° un buen tiempo desarmar.¬Ē

No es el primer antecedente c√©lebre de la Comisar√≠a, ubicada en Lavalle 2625. Dos de sus hombres est√°n involucrados en la causa Croma√Ī√≥n. El ex Subcomisario Carlos Rub√©n D√≠az, est√° en prisi√≥n, condenado por 8 a√Īos e inhabilitaci√≥n especial perpetua, por los delitos de incendio culposo seguido de muerte y cohecho, por esta causa. En tanto, Gabriel Sevald, el ex comisario, todav√≠a espera un fallo de Casaci√≥n en relaci√≥n a la sentencia dada por el Tribunal Oral 24 en el segundo Juicio Oral (Croma√Ī√≥n II), la cual fue apelada por las partes, pues absolv√≠a a todos de responsabilidades exceptuando a Rafael Levy, el propietario del local de Rep√ļblica Croma√Ī√≥n.

Ahora est√°n imputados otros ocho integrantes de la Federal que revistaban en esta seccional, imputados de traficar protecci√≥n a cambio de sobornos. Como afirma la nota citada: ¬ďPablito, Tito y el Narig√≥n son los tres nombres de la Brigada que conocen de memoria los puesteros, las prostitutas, los arbolitos y los vendedores de las galer√≠as. ¬ďYo arreglo con la gente de Pablo¬Ē. ¬ďTito ya pas√≥¬Ē. ¬ďEl Narig√≥n ya estuvo por ac√°¬Ē. Todos repiten lo mismo cuando se les pregunta c√≥mo hacen para trabajar en Once.¬Ē

¬ďEstos tres nombres y cinco m√°s aparecen en la denuncia que present√≥ el Ministerio de Seguridad como querellante a trav√©s de Cristina Caama√Īo, a cargo de la Secretaria de Cooperaci√≥n con los Poderes Judiciales, Ministerios P√ļblicos y Legislaturas. La causa que investiga a los polic√≠as corruptos de la Comisar√≠a 7¬™ est√° en el Juzgado de Instrucci√≥n N¬ļ1, a cargo de Hern√°n L√≥pez.¬Ē

¬ďPablito es Pablo Askiuk, subinspector y jefe de la Brigada. Tito es conocido por ese apodo en Once, pero su nombre es Miguel V√°zquez, un auxiliar que maneja el patrullero del Comisario Tapia. Narig√≥n es el apodo del Cabo Jorge Omar Fermini. Seg√ļn los testigos, Tito y el Narig√≥n son los encargados de recaudar.¬Ē

No se trata de simple picaresca. Como reflexiona Santiago Morales, sobreviviente de Croma√Ī√≥n, a prop√≥sito de la reiteraci√≥n de la tragedia en una disco de Brasil, ¬ďcomo tantos otros hechos de impunidad (¬Ö), es expresi√≥n de una l√≥gica perversa de negociaci√≥n corrupta con la cual el Estado (sus funcionarios, su polic√≠a, sus bomberos, y el resto de los actores), y el empresariado (¬Ö) articulan mecanismos para, por un lado, producir el m√°ximo nivel de ganancias posible, y por otro lado, reproducir la situaci√≥n de privilegio en la que se encuentran. No parece ser importante para ellos y ellas que ese objetivo se lleve unas cuantas muertes en el camino¬Ē. (ver: http://www.kaosenlared.net)
Santiago Pujol

Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario