Porteñas | La inflación en la era de Macri

Todo más caro

El costo de vida se dispara. Electricidad, peajes y prepagas ahora en febrero. ABL, nafta y monotributo destacaron en el primer mes del año. Las subas golpean aun más el consumo, en especial, de los sectores de menos ingresos. El futuro incierto de una economía que no arranca y suma deudas. Buenos Aires, 7 de febrero de 2017. Este año va a ser más difícil. Así lo decidió el Gobierno, que ya suma un montón de aumentos nada más que los primeros 30 días del año. La nafta, las autopistas del conurbano, el estacionamiento medido, el ABL, el agua y el monotributo estuvieron entre los aumentos más fuertes en enero, que según las estimaciones privadas cerrará con una inflación de entre el 1,8% y el 2%.
La estrella fue el agua. La Justicia convalidó a fin de año el aumento de hasta 375% en la tarifa que rige desde abril pasado en la ciudad de Buenos Aires y 18 municipios del conurbano. La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal rechazó un planteo de una asociación de consumidores contra AySA y el Estado nacional, que había solicitado frenar el exorbitante incremento.

En febrero, mientras tanto, los protagonistas son otros. La medicina privada, el servicio eléctrico y los peajes urbanos son algunos de los rubros que ya tienen pautados ajustes en sus tarifas.
En cuanto a las prepagas, lograron la autorización para incrementar un 6% sus tarifas a partir de febrero. En diciembre, las compañías habían solicitado aplicar el ajuste en enero, pero el Gobierno negó ese pedido. Es la primera suba en el sector en 2017. El año pasado, los aumentos acumulados fueron del 43,5%. Por encima de la inflación general.
Este mes suben los peajes en la ciudad. Un 52,3 % en efectivo y un descuento del 15 % si el pago es con sistema de Telepeaje. También se modificarán las tarifas en la Autopista Buenos Aires-La Plata, Acceso Oeste y Panamericana, como se anunció en enero. Aunque en un principio trascendió que la nueva tabla tarifaria comenzaría a regir a partir de febrero, aún no hay fecha exacta para el cambio. Por el contrario, hay otras subas que ya se hicieron efectivas, como la de los parquímetros porteños que duplicaron su valor: pasaron de $4 a $8 la hora, lo que supone un gasto diario promedio de $64.

El combustible también incrementó su precio un 8% en las últimas semanas, en tanto que desde la Cámara de Garagistas de la Ciudad no descartan un retoque en los precios de la hora, día y estadía en los estacionamientos privados. Actualmente, ocho horas de custodia le insumen cerca de $400 a la billetera de los automovilistas.

Por si fuera poco, el Gobierno anunció un tarifazo en la electricidad con aumentos de entre 60 y 148%, que incidirá en los precios de todo lo que se produce o comercializa en la ciudad, además del gasto en el hogar. El incremento en el servicio de la luz será dividido en dos tramos, uno en enero y otro en febrero, y tendrá escalas según el consumo. La tarifa social también aumentará un 35%, más del doble de la proyección inflacionaria oficial. Habrá otro ajuste en el segundo semestre del año, pero será después de las elecciones, en las que el oficialismo pretende revalidar su mandato.

AUMENTOS VERSUS CONSUMO

Los aumentos de tarifas y servicios de enero y febrero desinflan los bolsillos de los consumidores, barranca abajo todo el 2016, como informó CAME mes a mes. Estos “tarifazos” van a profundizar aún más la caída del consumo.

“Se disminuye el ingreso disponible y muchos de esos bienes y servicios son inelásticos, no hay opción de reemplazarlos. La incidencia de la energía, a nivel general, sigue siendo baja pero ya no tanto. Va a tener impacto en otros bienes”, señaló la economista Soledad Pérez en declaraciones a la prensa.

En marzo, el impacto vendrá por el lado de las cuotas de los colegios y el gasto de la vuelta a clases (los útiles ya cuestan un 25% más que en 2016). Este año también habrá subas en el servicio de gas (que superaría el 100%) y de transporte. Y nuevos aumentos en prepagas, luz y naftas.

“Ya lo vivimos en 2016. Hay un reacomodamiento de la pauta de consumo. Vamos a ver una penetración un poco más alta de segundas marcas, que en la Argentina es todavía muy baja. Pero no habrá una inmediata recuperación del consumo en el primer trimestre", advirtió Pérez. Habrá que esperar el impacto las paritarias.

Aunque el gobierno de Mauricio Macri plantea una inflación de 17% para este año, en las últimas semanas, las consultoras privadas ya corrigieron sus estimaciones, con un 1,8% para enero y hasta un 2% para febrero, lo que ubica el porcentaje anual más cerca del 25%.

Luz García Balcarce, de la consultora Ecolatina, coincide en que lo que ocurra con las negociaciones paritarias será definitorio para determinar el impacto final del incremento de las tarifas sobre el gasto de los consumidores -en el caso de los trabajadores registrados, claro-. “El reciente aumento anunciado, si bien puede comprometer la meta de inflación fijada por el Banco Central, buscará ser compensado por el Ejecutivo”, consideró.

Las empresas representadas por la Unión Industrial Argentina (UIA) ya analizan qué porcentaje del aumento de tarifas anunciado por el Gobierno transferirán a precios, en medio de una fuerte preocupación por la demora en la salida de la caída de la actividad económica.

Así lo confirmó el vicepresidente de la UIA y presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, quien admitió su temor de que los llamados “brotes verdes” (indicadores de reactivación económica) se vean afectados.

Santiago Pujol

Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario