Sociedad | Tragedia de Once

El fiscal pidi贸 juzgar a todos los imputados

El fiscal Delgado, interviniente en la instrucci贸n de la causa penal por la tragedia de Once, consider贸 que el maquinista, los responsables de TBA y Cometrans, Jaime, Schiavi y otros deben afrontar un proceso oral por descarrilamiento culposo. La resoluci贸n se conoci贸 la semana pasada. Los funcionarios y los empresarios enfrentan, adem谩s, la acusaci贸n de defraudaci贸n. Buenos Aires, 28 de enero de 2013. El fiscal federal Federico Delgado y la querella representada por el abogado Miguel Angel Arce Aggeo presentaron el mi茅rcoles 23 sus requerimientos de elevaci贸n a juicio de la tragedia de Once, respetando el encuadre que hizo la Sala II de la C谩mara Federal. Es decir que todos los protagonistas 聳el maquinista, los empresarios de TBA y Cometrans y los funcionarios p煤blicos聳 deben afrontar un juicio oral por el delito de descarrilamiento culposo, que implica imprudencia y negligencia.

Los empresarios y funcionarios cargan, adem谩s, con la acusaci贸n de defraudaci贸n, por no haber utilizado los subsidios estatales en el mantenimiento de las unidades como correspond铆a al contrato de concesi贸n. En tribunales se cree que hay chances de que antes de fin de a帽o pueda iniciarse el juicio oral.

Uno de los temas que plantean los empresarios del grupo Cirigliano es que la pericia es contundente en el sentido de que el tren frenaba y que el conductor, Marcos Antonio C贸rdoba, no accion贸 los frenos porque se qued贸 dormido, sufri贸 un desmayo o alg煤n otro percance. En principio, el juez Claudio Bonad铆o ni siquiera hab铆a procesado al motorman, pero la C谩mara consider贸 que 聳como m铆nimo聳 ingres贸 a Once a una velocidad excesiva y que ten铆a anulado el freno de hombre muerto, un mecanismo que deber铆a haberse utilizado.

Por ello, qued贸 imputado por el mismo delito, descarrilamiento culposo, pero obviamente no lo alcanza el cargo por fraude con los subsidios. La defensa de los empresarios de TBA y Cometrans es que, adem谩s, C贸rdoba no us贸 la radio en los 煤ltimos segundos ni tiene lesiones defensivas ni intent贸 salir de la cabina, lo que les hace pensar que no estaba consciente en el momento del choque. El Fiscal Delgado, por su parte, respald贸 la postura de la C谩mara y tambi茅n imput贸 al maquinista por descarrilamiento culposo, mientras que en las presentaciones que har谩n hoy otras querellas, hay alguna que no acusa al motorman.

En cuanto a los hermanos Cirigliano y los dem谩s empresarios, Delgado ratific贸 tambi茅n las calificaciones del encuadre que hizo la C谩mara Federal: descarrilamiento culposo y defraudaci贸n. Uno de los elementos m谩s importantes en la acusaci贸n es la transcripci贸n de los di谩logos que mantuvieron los maquinistas en los d铆as anteriores con la base central de Once. En ellos, los distintos conductores dan cuenta de las fallas en los frenos y las dificultades de las formaciones. Con ello, Delgado da por probado que podr铆an haber evitado el descarrilamiento. Respecto de la defraudaci贸n, el punto crucial es que el fiscal sostiene que no se usaron los subsidios del Estado en mantener las unidades como correspond铆a.

El descarrilamiento culposo tiene penas que van de uno a cinco a帽os de prisi贸n y la defraudaci贸n, de un mes a seis a帽os.

Respecto de los funcionarios, encabezados por los ex secretarios de Seguridad Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, el fiscal sostiene que desoyeron las advertencias de la Auditor铆a General de la Naci贸n (AGN) que ya se帽alaba las falencias en el mantenimiento y, hasta cierto punto, el riesgo que se corr铆a. Delgado afirma que el control de la concesi贸n fue formal, que se llenaban papeles, pero que no se tomaban medidas reales. Schiavi se defendi贸 en su momento insistiendo en que la clave est谩 en el choque mismo y que es evidente que el accidente se produjo por responsabilidad del maquinista.

El ex secretario de Transporte aduce en su defensa que no era su dependencia la encargada del control del ex Sarmiento, sino la Comisi贸n Nacional de Regulaci贸n del Transporte, cuyos titulares tambi茅n est谩n procesados. Justamente una de las cuestiones que se帽al贸 la C谩mara Federal es que el control se convirti贸 en una mara帽a en la que al final no hab铆a control real alguno.

Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario