Comunales | Silvia Collin, presidenta de la Junta Comunal 3

La importancia de la cercanía

La funcionaria destacó que los espacios verdes ocupan un nuevo rol en pandemia y es necesario ponerlos en valor, pese a que no abunden recursos comunales. Asegura que un año atrás la zona registraba la mayor parte de los contagios en CABA y eso se combatió con el DetectAR y otras acciones diarias.
Buenos Aires, 6 de abril de 2021. “El trabajo de las Comunas cambió sustancialmente por la pandemia”, dice Silvia Collin, presidenta de la Junta Comunal 3 (Balvanera y San Cristóbal). Sostiene que el rol de cercanía fue clave para asistir a los vecinos, tanto en el inicio del aislamiento social como en el presente.

Al momento de hacer la entrevista telefónica con este medio, Collin estaba aislada por dar positivo de Covid-19. “Por ahora estoy con todos los malestares como molestias o fiebre, pero la llevo bien”. 

La presidenta asumió su cargo en diciembre de 2019, por el voto de los vecinos en los comicios generales de octubre. De este modo, se convirtió en la tercera persona en ejercer este cargo colegiado y descentralizado. En la Junta la acompañan tres comuneros de su bloque Vamos Juntos y tres del Frente de Todos. Hasta el momento, la mayor parte de su gestión ocurrió en tiempos pandémicos. 

“El aislamiento nos puso en un lugar donde la proximidad tuvo un valor agregado, importante en términos de lógica y gestión”, evaluó la funcionaria. “Para muchas áreas del Gobierno de la Ciudad, las Comunas fueron el apoyo para llevar servicios que las áreas centrales no estaban en condiciones de mantener”, agregó.

Collin repasa que un año atrás la Comuna 3 fue el “centro neurálgico” de la pandemia por la cantidad de contagios. Lo atribuye a “características socio demográficas”. En este sentido, la presidenta menciona que la zona es el primer centro comercial a cielo abierto y un lugar de trasbordo importante. “Hay una mezcla en el tejido urbano, desde negocios y oficinas hasta viviendas con problemas estructurales, hoteles familiares, casas tomadas”.

Por esta situación de “riesgo alto”, en junio de 2020 el primer operativo porteño del DetectAR (fuera de barrios populares) se hizo en la Comuna 3, en la Plaza Manzana 66. “En el presente sigue funcionando con nueva locación, todos los días hay búsqueda activa de casos”. Se suma la UFU del Hospital Ramos Mejía que testea toda la semana.

“Ahora los focos de contagio están en las Comunas del corredor norte, acá continúan todas las medidas de prevención que tanto ayudaron. Se hace junto al Área Programática del Ramos y el Ministerio de Salud porteño”, sumó.

Sobre el trabajo de la Comuna 3, Collin destaca que hubo asistencia alimentaria a vecinos (incluida tercera edad y población trans) durante el aislamiento, además del traslado a hoteles de casos sospechosos o confirmados. 

En cuanto a los espacios verdes, la presidenta recuerda que al inicio del aislamiento estuvieron cerrados y luego abrieron para el esparcimiento de los vecinos. “Los espacios públicos adquirieron un nuevo rol. Es un beneficio para la salud de los vecinos tener un lugar abierto donde recrearse”.

Reconoce que la Comuna 3 cuenta con pocos espacios verdes y que es necesario cuidarlos. “En 2020 el presupuesto comunal estuvo congelado por la pandemia. Este año habrá un poco más, pero se siente la derivación para combatir la pandemia y la quita por la baja en la coparticipación”. Por eso habla de un uso “más fino” de los fondos. “Poner en condiciones los espacios verdes es una prioridad, dado el uso que tienen en esta época”. 

Al aire libre también funcionaron las Áreas Peatonales Transitorias. En la Comuna 3 se planificaron, durante los fines de semana, sobre la calle Agüero, entre Guardia Vieja y Corrientes. También sobre Guardia Vieja, entre Bustamante y Agüero. Allí se desarrollaron espectáculos en el marco del ciclo Abasto Barrio Cultural, organizado por los ministerios de Cultura y Espacio Público, artistas independientes y las Comunas 3 y 5 (Almagro y Boedo).

Collin sostiene que a través de esta experiencia se originó una sinergia con trabajadores gastronómicos que pudieron trabajar de forma segura. Agrega que las actividades culturales ayudaron a generar movimiento en la zona. “Trabajamos con la cámara UTGRA, organizaciones de comerciantes y bares notables buscando alternativas para que la situación económica no empeore”, señala. 

En cuanto a gestión, agrega que con autoridades del Poder Ejecutivo recorre las escuelas de la Comuna para supervisar que estén en condiciones de infraestructura.

Respecto de la seguridad, Collin reconoce que hay demandas en cuestiones de tránsito, venta ambulante, delitos contra personas y propiedades. Sostiene que más allá de las limitaciones, hay contacto con la comunidad mediante el ciclo Comisarías Cercanas y el diálogo constante. 

Habla de “mal uso del espacio público”. Más allá de los manteros que son una problemática de larga data, se refiere a un fenómeno nuevo: “Hay recicladores urbanos furtivos que acampan en espacios públicos durante la semana, acopian material y luego regresan a su lugar de origen”. En tanto, sostiene que algunos casos como la venta de celulares robados (galerías de Once) o el narcomenudeo inician en la Justicia porteña y luego, por cambios de carátula, llegan al fuero federal. “Hace que uno le pierda la pista, pero el trabajo está”.

Días atrás, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, se comprometió a terminar la reforma de la ex comisaría 6° (Venezuela y Combate de los Pozos). Será la futura Comisaría Comunal 3. Al respecto, Collin concluye: “Era una deuda pendiente. En esa zona había muchas quejas de vecinos que se mostraban desprotegidos y sentían que había un bache en cuanto a patrullaje. Esta obra implica mostrar a los vecinos que la voluntad del Gobierno porteño está en brindar mayor seguridad y cercanía”. 

Juan Castro


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario