Editorial | Incertidumbre política

La adivina de Larreta

En tiempos en que se desvanecen todas las certezas en cuesti√≥n de minutos, hace falta una adivina para saber cu√°l va a ser el futuro. Al menos, eso parece que piensan en el gobierno porte√Īo, que decidi√≥ contratar a una astr√≥loga por una elevada suma de dinero, para anticipar el destino que les espera. Amenazado con la posibilidad de tener que reemplazar a Marcos Pe√Īa en la jefatura de gabinete nacional, en medio de una crisis de dimensiones √©picas de la que nadie sabe en qu√© termina, Larreta ve c√≥mo se deterioran sus planes presidenciales.
Buenos Aires, 4 de setiembre de 2018. Contratar una astr√≥loga en la administraci√≥n p√ļblica es una rareza de legalidad dudosa. Pero hacerlo en este momento refleja la profunda incertidumbre que padece la primera l√≠nea de gesti√≥n porte√Īa. El contrato lo firm√≥ el jefe de gabinete de ministros de Larreta, se conoci√≥ a fines del mes pasado e insume 430 mil pesos del erario, como pago para que Mar√≠a Luj√°n Brinzoni realice 30 "evaluaciones psicom√©tricas". 

M√°s all√° de la an√©cdota, que no es risue√Īa por la plata que implica en momentos que muchos padecen necesidades m√°s acuciantes, revela los temores que afrontan los altos funcionarios porte√Īos por su destino pol√≠tico. Larreta y su equipo ven√≠an zafando de la espectacular ca√≠da que sufri√≥ la imagen presidencial desde la violenta represi√≥n de diciembre del a√Īo pasado y la quita de aumentos a las jubilaciones, pero ahora padece una doble amenaza. Si todo salta por los aires, no podr√° guarecerse en el palacio de Parque de los Patricios y si pone el cuerpo para impedirlo, se pierde la chance de reelegir al frente del gobierno porte√Īo.

Con un gobierno sin autoridad para evitar la crisis econ√≥mica que provoc√≥ con sus acciones, muchos ven necesaria una fuerte se√Īal pol√≠tica para intentar calmar las cosas. Un recambio de gabinete, que incluye la salida de su actual jefe, Marcos Pe√Īa. Para reemplazarlo, suena el nombre de Horacio Rodr√≠guez Larreta, que acompa√Ī√≥ a Macri ocho a√Īos en esa funci√≥n en la ciudad de Buenos Aires. 

Ni Macri ni Larreta quieren esa salida. Macri porque teme que sea exitosa y Larreta se lleve el m√©rito, con lo que ver√≠a amenazada su propia posibilidad de plantearse la reelecci√≥n presidencial. Larreta, por lo contrario. Teme que el fracaso lo arrastre a √©l tambi√©n, frustrando su carrera pol√≠tica por muchos a√Īos. 

Pero la pol√≠tica a veces obliga y nadie conoce de antemano otra cosa que los riesgos que asume. Nunca los resultados. Macri crey√≥ que exorcizaba la crisis econ√≥mica recurriendo al FMI. Hasta ahora no funcion√≥. Ninguno apuesta mucho a que funcione en adelante. ¬ŅHasta d√≥nde ser√° la ca√≠da? Otra pregunta sin respuesta. ¬ŅQu√© hacer para salir de esta situaci√≥n? Los aprendices de brujo ensayan sus respuestas, pero hace falta ser adivino para conocer el futuro que nos espera. 

Es lo que parecen haber pensado en el gabinete de Larreta. Y as√≠ lo resolvieron. Habr√° que ver qu√© le dice su hor√≥scopo al Jefe de Gobierno. Entre tanto y mientras pueda, se aferra a multiplicar la ejecuci√≥n de peque√Īas y grandes obras p√ļblicas, haciendo o√≠dos sordos a las denuncias de corrupci√≥n que involucran a todas las empresas contratistas y a los funcionarios que las contratan.      

                                     Lic. Gerardo Codina
  


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario