Comunales | El Guernica gallego en disputa

El cuadro de la polémica

De la crisis del Centro Gallego de Buenos Aires, uno de los más importantes de esa diáspora en el mundo, se ha publicado mucho. Pero poco se sabe del trasfondo ideológico que encierra. La exhibición en Galicia por primera vez de una de las mayores obras de arte gallego, que alberga el Centro, y las polémicas que generó, da la pista de lo que está en juego.
Buenos Aires, 8 de enero de 2019. "La √ļltima lecci√≥n del maestro", el t√≠tulo que le dio Alfonso Rodr√≠guez Castelao, es considerada el ¬īGuernica¬ī gallego, en referencia al famoso cuadro de Picasso. Fue pintado en 1945 como homenaje a Alexandre B√≥veda, economista y pol√≠tico galleguista asesinado a poco del estallido de la guerra civil, espec√≠ficamente para la conmemoraci√≥n del noveno aniversario de su muerte, en el Centro Orensano de Buenos Aires. En √©l se muestra a un maestro asesinado ante dos ni√Īos que se lamentan conmocionados, reproduciendo as√≠ una de las pr√°cticas m√°s habituales de la represi√≥n fascista en los pueblos y aldeas gallegas tras el golpe de Estado de 1936 encabezado por Francisco Franco.

Castelao, como otros miles de republicanos, vivi√≥ en el exilio y muri√≥ aqu√≠, precisamente en el Centro Gallego de Buenos Aires, el 7 de enero de 1950, hace 69 a√Īos. Activo defensor de la cultura gallega y pol√≠tico nacionalista, es considerado el m√°ximo pr√≥cer de Galicia y artista casi renacentista (pintaba, dibujaba, escrib√≠a, adem√°s de ser m√©dico y pol√≠tico). Fue ministro sin cartera del gobierno republicano en el exilio en representaci√≥n de los gallegos. √Čl y la poeta Rosal√≠a de Castro son los dos m√°ximos s√≠mbolos de su pueblo.

Para medir su significaci√≥n entonces y ahora, vale el dato de las instrucciones acerca de c√≥mo tratar la noticia de su muerte que emiti√≥ en su momento la Direcci√≥n General de Prensa del Gobierno de Espa√Īa. 
"Habiendo fallecido en Buenos Aires el político republicano y separatista gallego Alfonso Rodríguez Castelao se advierte lo siguiente:
La noticia de su muerte se dar√° en p√°ginas interiores y a una columna. Caso de insertar fotograf√≠a, esta no deber√° ser de ning√ļn acto pol√≠tico. Se elogiar√°n √ļnicamente del fallecido sus caracter√≠sticas de humorista, literato y caricaturista. Se podr√° destacar su personalidad pol√≠tica, siempre y cuando se mencione que aquella fue errada y que se espera de la misericordia de Dios el perd√≥n de sus pecados. De su actividad literaria y art√≠stica no se har√° menci√≥n alguna del libro ¬īSempre en Galiza¬ī ni de los √°lbumes de dibujos de la guerra civil.
Cualquier omisión de estas instrucciones dará lugar al correspondiente expediente".

Mencionar a Castelao estar√≠a prohibido durante los largos a√Īos de la dictadura franquista. Ese tiempo qued√≥ atr√°s, tras varias d√©cadas de recuperaci√≥n democr√°tica en Espa√Īa. Pero no todos los fantasmas est√°n exorcizados. 

La llegada del cuadro de Castelao a Galicia, despert√≥ las pasiones dormidas. En principio, por la iniciativa del gobierno regional, presidido por exponentes del Partido Popular de derecha, el lugar elegido para exhibirlo fue la Cidade de Cultura de Santiago de Compostela, ideado por Manuel Fraga Iribarne, quien fuese ministro de la dictadura de Franco y que tiene el dudoso m√©rito de haber firmado las √ļltimas sentencias de muerte de aquel r√©gimen. 

Para echar m√°s le√Īa al fuego, al recibirlo en ceremonia oficial, "De pie frente al √≥leo y con las tablas del embalaje reci√©n destornilladas, el presidente N√ļ√Īez Feij√≥o dej√≥ a todos anonadados con una curiosa interpretaci√≥n de la obra: seg√ļn dijo, transmite ¬īla defensa de la educaci√≥n frente al fanatismo¬ī porque ¬īuna educaci√≥n en libertad es el medio para la promoci√≥n de los valores democr√°ticos¬ī. "Del r√©gimen pol√≠tico que asesin√≥ a cientos de maestros republicanos, nada. De la muerte sanguinaria del protagonista de la obra, ni una palabra. Tampoco del exilio del pintor, ni de la prohibici√≥n de hablar de √©l que dispuso el franquismo tras su muerte", public√≥ Clar√≠n d√≠as atr√°s. El discurso negacionista del Presidente gallego desat√≥ tempestades inmediatas. A escasos metros se encontraba la nieta del retratado (el intelectual Alexandre B√≥veda fusilado el 17 de agosto de 1936), que se neg√≥ a aparecer en la foto oficial del acto y se fue de la sala superada por la falta de rigor hist√≥rico y de respeto. Un rato despu√©s, el titular de la fuerza pol√≠tica En Marea, Lu√≠s Villares, denunci√≥: "Este cuadro debe recordarnos que tenemos una cuenta pendiente con todos los gallegos asesinados, humillados, con las violadas... Es necesario que maestros que a√ļn est√°n enterrados en las cunetas puedan ser exhumados", agregaba.

Como si esto fuese poco, algunos allá están pensando en retener la obra en Galicia. Intención que tras la apariencia de un homenaje, encierra la idea de negar la tragedia de la emigración y el exilio forzoso. El titular del Centro Gallego de Buenos Aires, José María Vila Alén, repitió hasta el cansancio que "el óleo de Castelao tiene un hogar que está aquí en Buenos Aires. Es una obra de la emigración, lo pintó un exiliado que murió en la emigración. Es un insulto sugerir que abandone su lugar".

Ese patrimonio tambi√©n est√° en juego en la crisis del Centro Gallego, que la Xunta de Galicia presencia sin mover un dedo. No es s√≥lo un patrimonio gallego. Como habitantes de esta tierra que contribuyeron a construir, esos emigrados, como los de tantos otros pueblos, tambi√©n son parte de esta Argentina. Su legado forma parte del patrimonio de los argentinos. Aunque tampoco aqu√≠ las autoridades hagan nada para protegerlo. 


Norberto Alonso


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario