Porteñas | Reclamo por vacantes

Festival Queremos Escuelas

La semana pasada, por quinto año consecutivo, familias y docentes organizados para reclamar contra la falta de miles y miles de vacantes en las escuelas públicas porteñas volvieron a concentrarse ante el Ministerio de Educación que conduce Soledad Acuña, pidiéndole ser recibidos. Tras horas de espera, sólo obtuvieron evasivas por parte de un funcionario. Para continuar visibilizando el reclamo, realizaron un festival el sábado en Parque Centenario. El lema es claro y conciso: “Queremos escuelas”. Dos escuelas del barrio están en el centro del reclamo. El lactario del Jardín del Ramos, que fue cerrado por el gobierno y la Escuela de Cerámica que está amenazada por un traslado.
Buenos Aires, 11 de diciembre de 2018. La primera etapa de pre-inscripción online fue en octubre. La segunda ya está en curso. Si bien no hay números oficiales, se estima en 22 mil el número de niños y niñas que quedan excluidos de las escuelas públicas porteñas, tomando en cuenta en esta cifra que hay más de 11 mil en los Centros de Primera Infancia (CPI), que dependen de Desarrollo Social y están por fuera del ámbito educativo.

A esto se suma, este año, la preocupación por el cierre de salas de lactarios y el temor al desguace del nivel inicial en la Ciudad, donde la gestión apunta a reemplazar jardines por CPI. El caso del jardín que funciona en el Hospital Ramos Mejía es emblemático en este sentido.

Por todo esto, el colectivo Vacantes para Tod@s en las Escuelas Públicas convocó a participar este sábado 8 de diciembre del Festival Queremos Escuelas, de 17 a 20 en Parque Centenario (zona pista de skate), que se realizó con gran afluencia de público.

“Es una buena oportunidad para poner el cuerpo, estar presente exigiendo a Acuña y a Larreta que finalicen las 30 escuelas que prometieron hace años. Para pedirle a todxs lxs legisladores, de los distintos bloques, que aprueben los proyectos de ley de 35 escuelas primarias en zona sur y de 40 escuelas infantiles -de 45 días a 5 años-, en toda la Ciudad, que se presentan en la Legislatura CABA todos los años por el FIT desde hace 5 años y que ningún otro bloque nunca apoyó ni quiso tratar”, planteaba la convocatoria al encuentro.

Y agregaba: “Juntémonos a denunciar que los Centros de Primera Infancia (CPI) no son escuelas, dependen del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires a cargo de Carolina Stanley por lo que habilitan recorridos escolares diferenciados para ricxs y pobres. Precarización laboral y pedagógica a la orden del día, exigimos urgente pase de los CPI a Educación sin pérdida de puestos de trabajo”.

La propuesta también insta a repudiar “en conjunto el intento de cierre de escuelas infantiles, el Gobierno atenta contra de las mujeres trabajadoras y en contra del derecho de lxs niñxs a la lactancia materna”. El Festival además apunta a resaltar que la educación pública en la Ciudad es un derecho constitucional desde los 45 días.

“Pongamos el cuerpo para denunciar la baja del presupuesto educativo, que es el más bajo de la historia. Para rechazar los negocios inmobiliarios que pretenden seguir haciendo en los edificios y espacios ociosos públicos, ahí donde nosotrxs pedimos que construyan escuelas”. El lema que sostienen, desde hace años, es el mismo: No sobran niñxs, faltan escuelas.

Los reclamos de los padres

Un grupo de padres organizado en el grupo "vacantes para todos" en las escuelas públicas de la Ciudad, participó de una extensa jornada de lucha por la comunidad de la Escuela Infantil 6 DE 6 ubicada en el Hospital Ramos Mejía, en el barrio porteño de Balvanera. También hicieron llegar su demanda a la jornada de conmemoración de los 12 de la Santa Cruz que se desarrollaba en paralelo.

A través de un comunicado, los padres aseguraron: "Soledad Acuña a cargo del Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad decidió, una vez más, de manera inconsulta y arbitraria no abrir la inscripción para sala de Lactarios, de 45 días a 1 año, para 2019 vulnerando el derecho constitucional de acceso a la educación pública de 45 bebés que no podrán ingresar a esta y probablemente a ninguna otra escuela, el derecho a la lactancia y el derecho de las madres y de los padres a reincorporarse a sus obligaciones laborales tras el nacimiento de sus hijos. Y como si esto fuera poco, decidió además no incorporar ningún alumno nuevo a ninguna de las demás salas que si seguirán funcionando en la escuela de 1, 2 , 3, 4 y 5 años, recortando 70 vacantes de la matrícula capaz de albergar el jardín, ascendiendo a cerca de 120 niños que no tendrán la posibilidad de acceder a la escuela de los más de 1600 que eligieron este jardín como primera opción de sus inscripciones".

En paralelo, se refirieron al mandatario porteño: "Una vez más Horacio Rodríguez Larreta al frente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desoye los pedidos de la comunidad educativa como ya es su costumbre, el gobierno ´del diálogo´ no escucha, no comprende, no se conmueve con las necesidades reales de las familias trabajadoras".

"Ni habiendo imaginado el peor escenario antes de las elecciones nadie hubiera imaginado todo el daño, probablemente irreparable que causarían a la educación pública atacando constantemente todos sus niveles sin piedad", expresaron los padres organizados en el escrito. Y añadieron que "aplicando un decreto obsoleto de los 90, con cerca de 22.000 niños en lista de espera, cierra salas, grados y cursos cada año ampliando esa cifra cada vez más".

"Precarizando laboral y pedagógicamente al Nivel Inicial reemplazando las salas maternales por los Centros de Primera Infancia que no son escuelas donde los grupos no necesariamente deben estar a cargo de decentes y el personal es contratado de manera precarizada", sostuvieron.

Además, consideraron que "con los recortes para comedores escolares y los cambios en los modos de inscripción a las viandas, asegurándose que cada vez menos niños puedan acceder al plato de comida que brinda la escuela y que en muchos casos es el único que tienen en todo el día. Con los pases a jornada completa de las escuelas de jornada simple en vez de crear escuelas nuevas y los recortes de subsidios para cooperadoras".

"Con el cierre de orientaciones en Nivel Medio la quita de materias humanísticas, técnicas y artísticas, los constantes e infundamentados cambios de planes de estudio y la pretensión de mandar a trabajar gratis a los jóvenes y de reemplazar profesores en las aulas por asesores virtuales", agregaron.

Asimismo, se refirieron al proyecto de ley aprobado la semana pasada en la Legislatura: "Con el cierre de los 29 Institutos de Formación Docente y el reemplazo de los mismos por el engendro de la UNICABA ampliamente resistido y repudiado por la comunidad educativa en su conjunto".

"Los intentos de traslado del Instituto de Educación Física, Romero Brest y de la Escuela de Cerámica 1, entre otros, con claras intenciones de convertir predios ocupados por instituciones con trayectorias centenarias en negocios inmobiliarios", manifestaron los padres que reclaman vacantes para los chicos.

Es por eso que, para la comunidad educativa "es importante que familias, docentes, sindicatos y miembros de diversas agrupaciones sociales luchemos en conjunto en contra de estas políticas de ajuste, vaciamiento y privatización".

"Hace años pedimos la construcción de 40 escuelas infantiles en toda la Ciudad y de escuelas primarias en zona sur, pedimos el pase de los Centros de Primera Infancia a la órbita de educación, pedimos la derogación del Decreto 1990 que habilita el cierre de salas, grados y cursos. Pedimos que dejen de recortar el presupuesto educativo", cerraron.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario