Comunales | Centro Gallego

Sin soluciones

Desde Galicia se sigue el lento declinar de la que fuese una de las más importantes instituciones de la diáspora gallega en el mundo. El viernes pasado Galiciapress publicaba un despacho de su corresponsal aquí, Manuel Vilas López, en el se informaba que "El presidente electo del Centro denuncia que, más de mes y medio después de ganar las elecciones, ´¡absolutamente nadie! del gobierno gallego se comunicó, oficial u oficiosamente´ con la nueva directiva. Eso a pesar de que el Centro, que lleva años intervenido por el Gobierno Argentino, corre riesgo de una quiebra inminente, que puede llevarse por delante un importantísimo patrimonio cultural e histórico."
Buenos Aires, 30 de octubre de 2018. El enojo con los integrantes del gobierno gallego no se disimula. "´El poder absoluto embriaga absolutamente´, le reprochan a Feijóo desde el Centro Gallego de Buenos Aires", dice el colega. Y da más detalles. "El presidente del Centro Gallego de Buenos Aires critica al presidente de la Xunta de Galicia. ´Se dice que el poder embriaga y el poder absoluto embriaga absolutamente, algo de eso le debe estar ocurriendo al ourensano de Os Peares, que últimamente ostenta de omnipotente´, dice Ramón Suárez ´O Muxo´", que pocos días atrás resultó electo para su difícil misión de rescatar al Centro Gallego.

Entre tanto, aunque no se comunica con las autoridades del Centro Gallego, el mentado Feijó parece buscar respuestas para su futuro, más allá de Galicia. Así también lo informa Galiciapress. "La queja del representante de los emigrantes llega tras una reunión esta semana de Alberto Núñez Feijóo con el Ministerio de Cultura. El mandatario gallego pidió al  ministro de Cultura y Deporte, José Guirao Cabrera, la ayuda del Gobierno central de España.". La misma información aporta otro periódico gallego, en este caso El Correo Gallego, que introduce un matiz preocupante, al menos para quienes entienden que el Centro Gallego de Buenos Aires también forma parte del patrimonio cultural de Argentina, cuya población enriquecieron generaciones de gallegos.

En efecto, dice El Correo que "Sobre el Centro Gallego de Buenos Aires, Feijóo solicitó ayuda al Gobierno para que a pesar de la situación de administración concursal en la que se encuentra, el patrimonio permanezca unido y que no sea objeto de transacción mercantil. Guirao subrayó que mantendrá conversaciones con el Ministerio de Cultura argentino para que el legado ´permanezca unido y, si puede ser, vuelva a Galicia´. El presidente de la Xunta pidió la colaboración del Gobierno central para ´preservar el legado del Centro Gallego de Buenos Aires´. En concreto, ´para que el legado permanezca unido y no sea objeto de ninguna transacción mercantil´, precisó la Xunta. El ministro comprometió su colaboración para que ´se puedan salvar los muebles´. Todo un consuelo.

"Así desesperada es la situación de una de las instituciones más importantes de la historia de Galicia. La nueva directiva fue elegida con la promesa de vender el céntrico inmueble de Buenos Aires como única salida ante su crítica situación financiera", continúa el corresponsal de Galiciapress. "Más de seis semanas después, la Xunta sigue sin ofrecer su ayuda a la nueva directiva. El Gobierno Gallego mira para otro lado y parece sólo interesado en salvar el patrimonio cultural que atesora el Centro."

Y agrega que el nuevo titular del Centro Gallego "Suárez se cuestiona si a la Administración Autonómica le interesa realmente salvar ese patrimonio y siembra dudas sobre la intencionalidad política de la petición de Feijóo al Estado. ´Siendo el ´legado´ del Centro propiedad privada y absoluta de la entidad, y no habiendo tenido el mínimo contacto con la misma, ¿que avala la, por lo menos extraña, petición al Gobierno central hoy, cuando oportunamente no la realizó al de su mismo signo político?´."

OSPAÑA, clave en este atolladero

"En todo caso, el recién elegido mandatario vuelve a abrir la puerta a colaborar con la Xunta. Además, ´le pedimos encarecidamente que se nos devuelva el lugar que nos fuera usurpado por la Xunta en el Consejo Directivo de la obra social OSPAÑA´, observa. Para culminar afirmando que "OSPAÑA es un ente privado que lanzó el Gobierno Central como alternativa para prestar servicios médicos a la emigración argentina. La nueva directiva ha criticado que la apuesta por Ospaña contribuyó a la pérdida de socios del Centro colaborando con la casi ruina actual."

Todo indica que los fantasmas de la Guerra Civil todavía habitan los rencores comunitarios. El Centro Gallego fue un vigoroso refugio de los republicanos y galleguistas en tiempos franquistas, algo que los adherentes del Partido Popular parecen no haber olvidado.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario