Sociedad | Asesinato en Almagro

¬ŅOtra v√≠ctima de la impunidad policial?

Asesinaron de cinco tiros a un hombre que denunci√≥ maltrato policial. Lo hallaron en la madrugada del s√°bado pasado con disparos en el pecho en la avenida Rivadavia al 3.600, a metros de donde hab√≠a sido demorado el domingo por la polic√≠a. La v√≠ctima ten√≠a 35 a√Īos, era integrante del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y se encontraba en situaci√≥n de calle.
Buenos Aires, 11 de setiembre de 2018. Un hombre en situación de calle que denunció a la Policía de la Ciudad por retenerlo sin motivo, golpearlo y humillarlo, fue asesinado un día y medio después de cinco balazos en el pecho. El jueves 6 de septiembre había denunciado a un grupo de policías de la comisaría 9 que lo hostigaron y le pegaron. Dos días después Andrés apareció muerto en la vereda del bar Acatraz, en Rivadavia al 3600.

‚ÄúLo que nos dijeron es que los que encontraron el cuerpo fueron efectivos de la 9a, la misma seccional a la que denunci√≥ nuestro compa√Īero‚ÄĚ, cont√≥ a Cosecha Roja Sebasti√°n, referente de Vientos de Libertad MTE, el centro barrial de Once en el que participaba Andr√©s.

La v√≠ctima se llamaba Andr√©s Vieira y ten√≠a 35 a√Īos. Su cuerpo acribillado apareci√≥ en la madrugada del s√°bado en inmediaciones de Rivadavia y Bulnes, a metros de donde el domingo pasado un oficial que se trasladaba en el m√≥vil 2546 de la polic√≠a porte√Īa le peg√≥ y le advirti√≥ "callate, hijo de puta, vos no ten√©s derechos".

Al presentar la denuncia, Vieira hab√≠a aclarado que podr√≠a reconocer a su agresor en rueda de personas. Medio centenar de compa√Īeros del Centro Barrial Vientos de Libertad, a cargo del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), se present√≥ el domingo ante la Comisar√≠a 9, en Billinghurst 471, junto con el abogado Juan Grabois, quien present√≥ una denuncia por abuso de autoridad y violencia institucional. 

"Todos los compa√Īeros que transitan el centro barrial cuentan que son sistem√°ticamente verdugueados y golpeados", explic√≥ un miembro de ese espacio. "Era un compa√Īero que estaba en situaci√≥n de calle y se ganaba la vida sobreviviendo, con iniciativas autogestivas, para poder organizar su vida. Un pibe que ten√≠a una enorme alegr√≠a de vivir, que no ten√≠a maldad, y que por este sistema que descarta y excluye termin√≥ en la calle, pero que ten√≠a sue√Īos como cualquiera de poder salir adelante", describi√≥ a Vieira un referente del centro barrial.

Los compa√Īeros de Vientos de Libertad conocieron a Andr√©s hace aproximadamente un a√Īo y medio o dos, cuando se acerc√≥ al centro barrial. Como muchas personas del barrio en situaci√≥n de calle, todos los d√≠as √©l se acercaba a trabajar en la cooperativa de serigraf√≠a, donde fabricaban remeras y buzos por encargo, participaba en los talleres de oficio y en las asambleas. ‚ÄúLo que buscamos en el centro es construir comunitariamente una respuesta a las necesidades que tenemos los sectores populares‚ÄĚ, explic√≥ Sebasti√°n.

Desde hace un a√Īo, el joven ayudaba a los militantes y voluntarios de esa organizaci√≥n en los trabajos del comedor y concurr√≠a a los grupos de ayuda para personas con problemas de adicciones. El jueves a la tarde, acompa√Īado por una abogada del Centro de Acceso a la Justicia Eva Per√≥n de Rivadavia y Misiones, Vieira se present√≥ ante el Ministerio P√ļblico Fiscal porte√Īo para denunciar el trato que le hab√≠a dispensado la Polic√≠a de la Ciudad en la jurisdicci√≥n de la Comisar√≠a 9.

Los hechos ocurrieron a la 1 de la ma√Īana del domingo pasado. El uniformado que en soledad circulaba en el patrullero 2546 lo vio deambulando en la primera cuadra de Bulnes, baj√≥ y le orden√≥ detenerse, relat√≥. Lo mismo hizo con dos limpiavidrios que estaban en el sem√°foro. Les exigi√≥ poner las manos contra la pared de un port√≥n, pegado a una farmacia. "Empiezan a empujarnos a los tres contra la pared" y cuando le piden que "cese en su actitud, dado que no est√°bamos haciendo nada, empieza a insultarme", cont√≥ Vieira.

"Cerrá el orto", le advirtió el policía. Cuando le pidió que lo tratara bien le explicó que "vos no tenés derechos" y lo acusó de "sacar plata a la gente amenazándola". "Le pedí que me lleve a la comisaría si él consideraba eso. Allí me exigió que nuevamente me diera vuelta hacia él y me golpeó la cara con la mano derecha y abierta", siguió.

Le preguntaba qué hacía y el policía insistía: "Callate, hijo de puta, vos no tenés derechos". Cuando Vieira le recordó que "estamos viviendo en un país democrático", el uniformado le pegó una patada en el tobillo. Después les ordenó retirarse a los limpiavidrios y se puso en cuclillas. "Cuando yo te digo que te tenés que callar, te tenés que callar. Levantate y andate", ordenó.

En eso estaba cuando ve pasar otro patrullero con tres polic√≠as y un detenido. Vieira relat√≥ que par√≥ a ese m√≥vil, que conduc√≠a una oficial mujer. "Le expliqu√© lo que estaba sucediendo" y "me dijo que ella iba a hablar con su compa√Īero oficial", apunt√≥. Cuando le preguntaron si ten√≠a pruebas mencion√≥ "las c√°maras de seguridad de la zona". Aclar√≥ que hab√≠a hecho una denuncia en la Defensor√≠a del Pueblo, sede Plaza Miserere. Nada m√°s que agregar. "Que se haga justicia", pidi√≥.

Menos de 40 horas después, su cuerpo con cinco tiros en el pecho apareció en inmediaciones del Bar Acátraz, en la avenida Rivadavia al 3600, a metros de donde ocurrieron los hechos que había denunciado.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario