Comunales | La crisis sin final

Reclamo en el Centro Gallego

Otra vez salieron a la calle los trabajadores del Centro Gallego. Reclaman por sus salarios, que hace ocho meses no cobran íntegros, sino en míseras cuotas de 1000 pesos semanales. Temen por el futuro de su fuente laboral, mientras se achican las prestaciones que brinda el centro asistencial a sus asociados. También hubo despidos en la Fundación Favaloro.
Buenos Aires, 10 de julio de 2018. Que el Centro Gallego está cuesta abajo, no es novedad. Malas administraciones, reducción del número de asociados, desfalcos y envejecimiento de los asociados son un cóctel explosivo que precipitó la intervención del gobierno nacional hace más de cinco años, para tratar de sanear la gestión y salvar la institución. Lo único que lograron los interventores fue multiplicar la deuda. 

El actual, con el supuesto padrinazgo de Carlos Grosso, intentó un rescate con transferencia del patrimonio a un grupo empresario español asociado con la Fundación Favaloro. El contrato no avanza porque los inversionistas ofrecen pagar por el edificio, pero no quieren hacerse cargo de los pasivos. Así, se prolonga la agonía y ni el estado español ni el argentino hacen nada para evitar la pérdida de esta entidad, que forma parte del patrimonio histórico de ambos pueblos, unidos por la enorme trascendencia de la inmigración gallega en nuestro país.  

El jueves 28 de junio los trabajadores del Centro realizaron una olla popular para exteriorizar su problemática. SC3 se acercó y dialogó con una de las delegadas. "Esto ahora ya no da para más. Tenemos sólo treinta internados, un piso nada más funcionando, y hace ocho meses que no cobramos. Cobramos 1000 pesos por semana y hay un sistema de amedrentamiento, de apriete para un supuesto retiro voluntario, simplemente causándote miseria, porque no es un retiro voluntario como tal, ni legal ni jurídicamente, porque los compañeros están siendo desalojados de este centro de salud y, además, con circunstancias tan difíciles como las que ahora se viven con este plan económico que tiene el gobierno", nos dice.

¿Qué pasó con lo que se habló de que se harían cargo del Centro Gallego la Fundación Favaloro y un instituto español?

"Bueno, desde el año pasado nos tienen con la zanahoria de que va a venir una inversión, que va a venir con capitales y la Fundación Favaloro. Y bueno, como esto es una mutual, los que tienen que decidir en asamblea son los socios y ahí no hay un acuerdo, porque pretenden que los socios vendan esta propiedad a esa empresa extranjera, pero ellos no les aseguran que así se paguen todas las deudas, todos los pasivos. Entonces, desde noviembre que estamos con ese tironeo. La gente tiene esperanza, pero ya se está agotando porque la situación es límite", concluye. 

A pocas cuadras, los trabajadores de la Fundación Favaloro también estaban en la calle, después de que supieran la noticia de los despidos masivos, causados por el ajuste. Según comentó uno de los delegados, Mariano Núñez, los trabajadores se enteraron por sorpresa de la decisión "el pasado martes a la noche". En tanto, el viernes 29 se conocieron los nombres de los 50 trabajadores despedidos.


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario