Sociedad | 1º de mayo

La lucha continúa

Buenos Aires mostró el pasado 1º de mayo, con variados actos realizados por sectores del movimiento sindical y fuerzas políticas, la dispersión actual de los trabajadores, en momentos en que vuelven a cuestionarse algunas de las principales conquistas obtenidas a lo largo de casi 130 años de luchas y reclamos.
Buenos Aires, 8 de mayo de 2018. Siempre a las diferentes vertientes del movimiento obrero les resultó complejo encontrar puntos de convergencia en estas fechas. Hasta el año pasado, el anarquismo criollo hacía su propio acto en nuestra Plaza Miserere, apartado de otras convocatorias. Este año, la CGT cumplió con la formalidad de conmemorar la fecha con una declaración apenas y un encuentro en el salón Felipe Vallese de su sede, que contó con la presencia de la presidenta legal de Brasil, Dilma Rousseff. 

En su comunicado, la central obrera exigió "la inclusión de los desposeídos por la pobreza y la integración de los desclasados por la desocupación" e hizo suyo "el reclamo de los trabajadores para que la unidad del movimiento obrero sea la fuerza solidaria con que enfrentar a las políticas de ajuste económico y laboral".

Los movimientos de trabajadores informales, en cambio, se movilizaron multitudinariamente desde Plaza Constitución hasta las proximidades de la CGT, al sitio donde se encuentra emplazado el monumento "Canto al Trabajo", en la avenida Paseo Colón.  Allí convergieron a las 14 los miembros de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). Reclamaron la sanción de una ley de emergencia alimentaria y de otra para que el 25% de la obra pública sea realizada por cooperativas de trabajadores. Para acompañar su reclamo, Barrios de Pie instaló ollas populares desde las 11, a lo largo de la avenida 9 de Julio.

Por su parte, la izquierda trotskista realizó otros dos actos. Uno en Plaza Congreso a partir de las 15, convocado por el MST y Nuevo Mas, las dos fuerzas que componen Izquierda al Frente. En tanto, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) hizo un acto en la Plaza de Mayo que, a la vez, se replicó en las principales ciudades del país con la consigna "Abajo el ajuste de Macri y los gobernadores". En Buenos Aires, la cita fue a partir de las 15.30 y contó, entre los oradores, con legisladores y diputados de la izquierda.

Esta fecha comenzó a conmemorarse en Buenos Aires 128 años atrás. Recuerda la lucha de los trabajadores de Chicago (EEUU) que en 1886 realizaron una huelga para reclamar la jornada de 8 horas de trabajo con un salario digno. La lucha fue duramente reprimida y culminó con la ejecución de cinco obreros anarquistas, acusados de crímenes que no cometieron. En 1889 el Congreso Obrero de París, convocado por la Segunda Internacional, del que participaron delegados argentinos, proclamó el 1º de mayo como Día internacional de lucha por los derechos de los trabajadores. Al año siguiente, Buenos Aires fue una de las ciudades pioneras en el mundo en sumarse a la jornada reivindicativa. Desde entonces mucho ha pasado. Incluso entre nosotros, el 1º de mayo adquirió un carácter festivo en "los días más felices", que hoy se trata de recuperar. 


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario