Sociedad | Encubrimiento AMIA

Armado para ocultar la verdad

La causa por el encubrimiento del atentado a la AMIA entra en su recta final y todo parece indicar que la verdad faltar√° nuevamente a la cita. Veinticuatro a√Īos despu√©s y tras un nuevo proceso, la justicia argentina apenas podr√° determinar las culpabilidades de funcionarios locales en el desv√≠o de la investigaci√≥n, mientras que las principales hip√≥tesis que se manejan respecto del caso responden sobre todo a intereses geopol√≠ticos de potencias extranjeras.
Buenos Aires, 8 de mayo de 2018. El 18 de julio de 1994 se produjo el ataque con un coche bomba a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Se trató del mayor atentado terrorista ocurrido en nuestro país, con un saldo de 85 personas muertas y 300 heridas.

El atentado contra la AMIA registra un antecedente inmediato que fue el atentado a la embajada de Israel en Argentina, tambi√©n ubicada en Buenos Aires, dinamitada con una bomba dos a√Īos antes el 17 de marzo de 1992, causando 22 muertos y m√°s de doscientos heridos. Este atentado, por tratarse de una sede diplom√°tica, fue investigado directamente por la Corte Suprema de Justicia de la Naci√≥n, que jam√°s termin√≥ la investigaci√≥n ni elev√≥ la causa a juicio hasta el momento.

En 1991 el presidente Carlos Menem -de ascendencia árabe siria y religión musulmana-, sin autorización del Congreso Nacional, había ordenado la participación de Argentina en la Guerra del Golfo contra Irak, enviando dos fragatas a combatir bajo las órdenes de Estados Unidos.

Desde entonces mucho se ha hecho y poco esclarecido sobre qui√©nes y de qu√© modo realizaron estas acciones. Con el tiempo, adem√°s, la trama de complicidades y silencios se trag√≥ la suerte corrida por Alberto Nisman, fiscal nombrado al frente de una procuraci√≥n destinada exclusivamente a la investigaci√≥n de este crimen que muri√≥ de manera sorprendente, despu√©s de a√Īos de no poder avanzar en el esclarecimiento del atentado, aunque proces√≥ a los imputados actualmente sometidos a juicio.

El juicio por el encubrimiento

Luego de veinti√ļn a√Īos del atentado, en agosto de 2015 comenz√≥ el segundo juicio, esta vez contra trece personas procesadas por el fiscal Alberto Nisman por participaci√≥n y encubrimiento del atentado a la AMIA, relacionados con la llamada "conexi√≥n local". 

Son ellos Carlos Menem, expresidente de Argentina (1989-1999); Hugo Anzorreguy, ex jefe de la Secretar√≠a de Inteligencia del Estado (SIDE) durante el gobierno de Menem; Juan Carlos Anch√©zar, exsubsecretario de la SIDE; Patricio Finnen, ex jefe de contrainteligencia de la SIDE; Juan Jos√© Galeano, ex juez a cargo de la causa AMIA; Eamon Mullen, ex fiscal a cargo de la causa AMIA; Jos√© Barbaccia, ex fiscal a de cargo de la causa AMIA; Rub√©n Beraja, expresidente de la DAIA; Jorge Alberto Palacios, excomisario de la Polic√≠a Federal Argentina y exjefe de la Polic√≠a Metropolitana de Buenos Aires; Carlos Casta√Īeda, excomisario de la Polic√≠a Federal Argentina; Carlos Telleld√≠n, acusado de ser el entregador del coche bomba; Ana Boragni, esposa de Telleld√≠n; V√≠ctor Stinfale, exabogado de Telleld√≠n.

Se los acusa de presionar indebidamente a funcionarios, encubrimiento, falsedad ideol√≥gica de documento p√ļblico, violaci√≥n de medios de prueba, abuso de autoridad, peculado, ofrecer sobornos, posible fabricaci√≥n de pruebas, compartir informaci√≥n sensible con sospechosos, coacci√≥n y privaci√≥n abusiva de la libertad agravada.

El juicio es dirigido y ser√° sentenciado por el Tribunal Oral Federal 2, integrado por los jueces Jorge Luciano Gorini, Karina Perilli y N√©stor Guillermo Costabel. En total act√ļan treinta y una querellas unificadas en seis cabezas: Memoria Activa (Asociaci√≥n de amigos y familiares de las v√≠ctimas), 18J (Asociaci√≥n de familiares), Apemia (Asociaci√≥n de familiares), AMIA-DAIA, polic√≠as bonaerenses, Unidad AMIA (Estado argentino).

Encubrir el encubrimiento

El 30 y 31 de marzo de 2017 renunciaron a sus cargos de querellantes de la Unidad AMIA del Poder Ejecutivo Nacional los abogados Mariana Stilman y Ezequiel Strajman, denunciando las instrucciones verbales y presiones recibidas del ministro de Justicia y Derechos Humanos Germán Garavano, para limitar su accionar en el juicio y dejar de asistir a las audiencias. Ante los hechos, la asociación de víctimas del atentado Memoria Activa, publicó una carta abierta al presidente Macri sosteniendo que "lo que se busca desde el gobierno es encubrir a los encubridores que están siendo juzgados, desde agosto de 2015".

Otra renuncia sonora fue la del dirigente radical Mario Cimadevilla, que estaba a cargo de la Unidad de Investigación Especial AMIA, en el Ministerio de Justicia de la Nación. También en este caso por discrepancias con Garavano sobre la acusación a los ex fiscales imputados en el caso de encubrimientos de la AMIA. Días después de su renuncia y de haber denunciado al ministro, Cimadevilla sufrió un robo en su domicilio de Trelew. La casa fue asaltada el sábado 14 de abril por la noche por un grupo comando de al menos cuatro encapuchados que se llevaron documentación, el disco rígido de una computadora y papeles, por lo que Cimadevilla está convencido que no se trató de "un simple robo".

Cimadevilla hab√≠a denunciado a Garavano por encubrimiento y otros delitos relacionados con la actuaci√≥n del Estado en el juicio por encubrimiento del atentado. Para el dirigente radical, "el ministro Garavano violent√≥ compromisos asumidos por la Rep√ļblica Argentina en el orden internacional y por ende comprometi√≥ la responsabilidad internacional del Estado Nacional".

Cuando llega el final del juicio, pocas esperanzas hay para la verdad. El 24 de abril Sergio Burstein, familiar de las víctimas del atentado, declaró "no sé quiénes son los responsables del atentado, pero sí sé quiénes son los encubridores: AMIA y DAIA".
                                                                                                                         Santiago Pujol


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario