Comunales | Centro Gallego

Se rompió la negociación

Cuando parecía decidida la operación por la que el grupo empresario español Ribera Salud, asociado a la Fundación Favaloro, asumía las gestión del Centro Gallego de Buenos Aires, los inversionistas dieron final a las negociaciones para la compra del Centro. El grupo español Ribera Salud ve inviable la compra con las condiciones impuestas por los socios. Las cartas enviadas por Ribera Salud y la Fundación Favaloro dan por rotas las negociaciones e insinúan el difícil panorama para la más importante institución de la emigración gallega en el mundo. "Les agradecemos la oportunidad de haber podido dialogar y evaluar alternativas para el Centro Gallego de Buenos Aires y les deseamos la mayor de las suertes para el futuro", concluyen.
Buenos Aires, 23 de enero de 2018. Las negociaciones en torno al Centro Gallego de Buenos Aires (CGBA) están rotas. Ha pasado un mes desde que los socios de esta emblemática institución aprobaron abrir contactos y las condiciones para una compleja venta a la sociedad formada por la Fundación Favaloro y el Grupo Ribera Salud, del mismo sector pero con capital español. 

De esta forma se quiebra el optimismo mostrado por los cerca de 5.000 mutualistas -unos 700 gallegos- que apoyaron masivamente la negociación dirigida por el interventor judicial del Gobierno argentina, Martín Moyano. La otra opción era la liquidación de la entidad, con una deuda por encima de los 60 millones de euros, con la consecuente pérdida del monumental edificio, del servicio asistencial y, probablemente, la entrega en favor del Gobierno argentino -principal acreedor- del patrimonio artístico rubricado por primeras firmas del arte gallego.

Parecía un mal menor para la delicada situación del histórico Centro Gallego de Buenos Aires y su centenaria sede. En la asamblea extraordinaria celebrada hace un mes, los representantes de los socios acordaron autorizar el inicio de las conversaciones para la venta del inmueble y de la gestión sanitaria al grupo formado por la entidad española Ribera Salud y la Fundación Favaloro. Sería la manera de salvar los empleos actuales, la atención sanitaria de los asociados que aún quedan y el importante legado histórico y artístico de la institución, que incluye 20.000 libros, importantes obras de arte, fonoteca, teatro y piezas de elevado valor simbólico.

Pero ni la empresa con sede en Valencia ni la entidad argentina han aceptado las condiciones estipuladas por la representación de la diáspora gallega y dan por rotas las conversaciones, lo que deja la histórica institución de la emigración al borde de la liquidación y en grave peligro su importante patrimonio.

En una carta que llegó a la sede de la avenida Belgrano el martes pasado, Favaloro muestra su "sorpresa" por unos requisitos que les invitan a romper cualquier contacto, extremo que confirmó el consejero delegado del Grupo Ribera. Las negociaciones están "rotas", pero siguen abiertos a estudiar nuevas ofertas que se acerquen a su propuesta inicial, más módica en la parte económica.

Por su parte, la respuesta del grupo Ribera Salud, envuelto en polémicas por su modelo sanitario público-privado aplicado sobre todo en la Comunitat Valenciana, llegó por carta el pasado lunes 15. En un tono duro y amenazante, Alberto de Rosa, consejero delegado, se dirige al interventor del Centro Gallego para mostrarle su "sorpresa" por el "contenido" de su misiva, donde le explicaba las condiciones expresadas por la asamblea para aceptar el inicio de la venta y que estarían, según dice, "muy alejadas de las conversaciones mantenidas últimamente". La respuesta de la Fundación Favaloro, idéntica y literal, llegó un día después.

En las negociaciones mantenidas con los administradores del Centro Gallego -intervenido por el Gobierno argentino desde hace cinco años, con una grave crisis económica y asistencial e importantes deudas tanto a trabajadores como acreedores varios- Ribera Salud había puesto como condición la "adquisición del inmueble, debiendo negociar el importe en base al valor en libros revisable y plazo de pago". Además, había aclarado que el inicio de la actividad tendría que ser "libre de cargas y deudas de todo tipo, asumiendo la nueva sociedad la única responsabilidad sobre la gestión realizada por esta". La cantidad prevista a pagar era de 42 millones de euros y las negociaciones durarían un mes.

Tras la celebración de la asamblea, sus representantes replicaron con una propuesta por la que la compradora debería, entre otras cosas, asumir y contratar  a todo el personal actual "respetando sus condiciones laborales, remuneración, antigüedad y cargo", así como "asumir la atención a perpetuidad de los socios actuales del CGBA, que tendrán derecho a las mejores prestaciones y cobertura sanitaria" y asegurada su atención médica y que pagarán la misma cuota, al margen de los aumentos que se fijen por las instituciones.

Respecto a todo el patrimonio cultural, histórico y artístico que guardia el CGBA, Ribera Salud se había limitado a decir que iba "velar" por él y "potenciarlo". La asamblea exigió que la empresa compradora "otorgue gratuitamente y a perpetuidad" a la asociación mutual del Centro Gallego las dependencias del Teatro Castelao, la sala de sesiones, la presidencia y el salón Ramón Otero Pedrayo y "todas aquellas destinadas a preservar el patrimonio histórico y cultural" como "la pinacoteca, biblioteca y demás obras de arte". Además, requería que se permita el funcionamiento de la asociación en las instalaciones, siendo esta siempre la propietaria y "quien defina en su caso el destino definitivo" de todo el patrimonio, "no pudiendo trasladarse fuera de la Argentina".

En cuanto al histórico inmueble, la asamblea había advertido de que Ribera Salud debería "abonar el valor correspondiente a la cancelación de todos los pasivos actuales, futuros y/o contingentes, debiendo subrogarse los deberes del CGBA y ocuparse de la cancelación de estas". En su respuesta, el grupo español y la Favaloro "entienden" que los mutualistas "aprobaron una posición que nada tiene que ver con las conversaciones mantenidas hasta la fecha". "Por esto, nos es imposible continuar con las mismas, lo que comunicamos a través de esta carta para no demorar las decisiones que tengan que tomar", insisten.

En esas decisiones a tomar se vislumbra la posibilidad de liquidación del Centro Gallego, con el que eso supondría para los trabajadores, para los millares de socios que todavía quedan y para todo el legado histórico, artístico y cultural que posee. Así, fuentes jurídicas conocedoras de la negociación aseguran que todo ese patrimonio podría acabar siendo garantía de los acreedores o pasar directamente a manos del Estado argentino.

La liquidación pondría en riesgo un patrimonio de incalculable valor para Galicia y para nuestra ciudad. Si bien en toda negociación de este monto se suceden los tira y afloja, con la dificultad que entraña para una de las partes por el hecho de tratarse de una entidad con varios millares de socios que tienen que ponerse de acuerdo, no se ha encontrado otro inversor para poner en tensión al grupo formado por Favaloro y Ribera.  

Si estos se retiran definitivamente, la liquidación de la entidad fundada por los gallegos de la emigración en 1907 está garantizada, y a la desaparición de los servicios sanitarios se sumaría la incógnita sobre el futuro del patrimonio artístico gallego. Pero si la operación se frustra no será por las obras de arte, por las que han mostrado su preocupación la Xunta de Galicia y el Consello da Cultura Galega. Los inversores hispanoargentinos habían aceptado de antemano que los socios puedan disponer de algunas salas del edificio para sus actividades culturales, y mantendrían el patrimonio acumulado por la emigración gallega. 

El problema, como siempre, es el dinero, porque Ribera está dispuesto a pagar 45 millones de euros y a invertir incluso más en la adecuación del edificio, y asumiría sin problema la atención a los mutualistas, pero lo cierto que esa cantidad no daría para cubrir la deuda actual, por encima de los 60 millones de euros. Si los socios siguen cargando con esa mochila de unos 15 millones, la entidad, ya sin respaldo inmobiliario, se vería en una situación muy comprometida. 



Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario