Porteñas | Por los alrededores del barrio

Nuevo negocio inmobiliario con tierras públicas

El 7 de agosto pasado, el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, remitió a la Legislatura de la Ciudad el proyecto de ley para habilitar la construcción de un emprendimiento inmobiliario de gran envergadura en los terrenos que se nombran "Catalinas Sur II" en el barrio de La Boca, comprendidos entre las avenidas Brasil, Pedro de Mendoza, las calles Gualeguay, Caboto, Arnaldo D´Espósito y el deslinde con un club de tenis, donde se abrirá una nueva calle. Buenos Aires, 2 de enero de 2018. Ante el apuro del Gobierno de la Ciudad por sacar esta ley de rezonificación de los terrenos de Vialidad para levantar torres de entre 20 y 30 pisos y aperturas de calles antes de fin de año, los vecinos comenzaron a organizarse y bajo el hashtag ElBarrioNoSeVende, convocaron rápidamente a una reunión en el teatro Verdi a la que asistieron asesores de distintos bloques opositores a fin de definir estrategias para defender el barrio y la calidad de vida. 

Según los organizadores del encuentro, entre la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) y el GCBA se proponen un gran negocio inmobiliario con  la prolongación del barrio de Puerto Madero hacia el sur, apoderándose de la cuenca del Riachuelo. A pesar de que La Boca y San Telmo están pegados a Puerto Madero, los estacionamientos ubicados a lo largo de Ingeniero Huergo aún separan al último barrio porteño del resto de la Ciudad pero la traza del Paseo del Bajo, del que este emprendimiento inmobiliario es un eslabón, derribará ese muro.

En el proyecto de ley remitido a la Legislatura se explicita el convenio con la Nación que le permitirá a la Ciudad de Buenos Aires disponer de terrenos actualmente subutilizados para destinarlos a edificación y creación de espacios públicos. La zona será dividida en dos fracciones (una de 1,6 hectáreas y otra de 1,2 hectáreas) ya que por el medio pasan vías ferroviarias que harán de divisoria. Ambas partes se venderán para emprendimientos inmobiliarios en el 35 por ciento de su suelo, mientras el 65 por ciento restante será de propiedad de la Ciudad y de uso público. De la ganancia obtenida por la venta de los terrenos y luego de diversas deducciones, la Ciudad recibirá hasta 20 millones de dólares de lo que haya obtenido “mayor valor”. Si quedan excedentes, corresponderán a la Agencia de Administración de Bienes del Estado.

El 7 de noviembre se realizó en la Legislatura la Audiencia Pública por Catalinas Sur II para discutir el convenio con la Nación. Más de un centenar de vecinos, comuneros opositores y militantes políticos participaron de la audiencia, de una lista de inscriptos superior a los 200. La mayoría reclamó que todos los terrenos sean de uso público, cuestionó la venta de parte de esas tierras públicas y se manifestó en contra de la construcción de edificios de uso privado.
 
Pese a la movilización y oposición vecinal, el 30 de noviembre pasado la Legislatura sancionó la ley para crear en el terreno afectado un polo de 27.000 metros cuadrados de oficinas top y espacios públicos parquizados con 33 votos del nuevo interbloque Vamos Juntos (compuesto por el PRO, la Coalición Cívica y Confianza Pública) y el del massista Javier Gentilini. 


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario