Sociedad | Otra vez un desaparecido

¬ŅD√≥nde est√° Santiago Maldonado?

Trascurrido m√°s de un mes de la denuncia sobre la desaparici√≥n de Santiago Maldonado en Chubut, al cierre de esta edici√≥n, poco y nada se conoce realmente sobre lo sucedido con √©l. Para peor, los responsables de investigar qu√© le ha ocurrido, se distraen siguiendo pistas a todas luces falsas, cuando la triste experiencia de nuestro pa√≠s indica que antes que nada debi√≥ precisarse las responsabilidades de las fuerzas represivas que actuaron en el lugar y en el momento donde se lo vio por √ļltima vez.

Buenos Aires, 5 de setiembre de 2017. El reclamo de la aparici√≥n con vida de Santiago Maldonado recorre el pa√≠s y el mundo con la lamentable novedad de que, a treinta y cuatro a√Īos de haber recuperado duramente la democracia y comprometido un NUNCA M√ĀS a estas atrocidades, vuelve a repetirse este siniestro accionar represivo ilegal. 

Muchos se preocupan m√°s por saber qui√©n es Santiago y qu√© hace, que por averiguar d√≥nde est√° y qu√© le han hecho. Otros entre tanto, procuran convertir el reclamo de los pobladores mapuches de la zona, con quienes Santiago se solidariz√≥, en un accionar subversivo que atenta contra la integridad nacional. 

No es raro que una Bullrich opine eso, aunque en sus a√Īos mozos haya jugado a ser una montonera. Otro Bullrich, por entonces ministro de Educaci√≥n, se congratul√≥ hace pocos meses en R√≠o Negro con una nueva Campa√Īa del Desierto, esta vez cultural. El llamado "desierto" eran los territorios pampeanos y patag√≥nicos que habitan los pueblos mapuches desde tiempo inmemorial. Esos territorios les fueron arrebatados a balazos, masacr√°ndolos y los que se salvaron, regalados como esclavos a los habitantes ‚Äúcivilizados‚ÄĚ de Buenos Aires.

Como se√Īal√≥ Felipe Pigna en una nota publicada en el diario Clar√≠n el 14 de octubre de 2007,  "los vencidos fueron trasladados al campo de concentraci√≥n montado en la isla Mart√≠n Garc√≠a" por mar desde el puerto de Valcheta, R√≠o Negro. Desde la isla luego "fueron embarcados nuevamente y depositados" en el Hotel de Inmigrantes, donde la clase dirigente de la √©poca se dispuso a repartirse el bot√≠n, seg√ļn lo cuenta el diario El Nacional, que titulaba "Entrega de indios": "Los mi√©rcoles y los viernes se efectuar√° la entrega de indios y chinas a las familias de esta ciudad, por medio de la Sociedad de Beneficencia".  

Pigna agrega el verdadero objetivo del genocidio. "La llamada "conquista del desierto" sirvi√≥ para que entre 1876 y 1903, es decir, en 27 a√Īos, el Estado regalase o vendiese por moneditas 41.787.023 hect√°reas a 1.843 terratenientes vinculados estrechamente por lazos econ√≥micos y/o familiares a los diferentes gobiernos que se sucedieron en aquel per√≠odo. Entre ellos se destacaban 24 familias "patricias" que recibieron parcelas que oscilaban entre las 200.000 hect√°reas de los Curo a las 2.500.000 obtenidas por los Mart√≠nez de Hoz".

Ese despojo se perpet√ļa hoy y contra √©l reclaman los sobrevivientes del genocidio. A ese reclamo uni√≥ su voz y su presencia Santiago Maldonado. Por eso se lo llevaron. Tambi√©n por eso reclamamos ¬ŅD√≥nde est√° Santiago Maldonado? 


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario