Sociedad | Los efectos de Croma帽贸n

Fiestas clandestinas y marco legal

Dos hechos contrapuestos reactualizan la significaci贸n de la tragedia de Croma帽贸n. Por un lado, denuncian 200 fiestas clandestinas por fin de semana en la Ciudad. Por el otro, se propone una ley nacional que determine los presupuestos m铆nimos de seguridad que deben cumplir los eventos p煤blicos masivos.

Buenos Aires, 22 de agosto de 2017. Croma帽贸n implic贸 un
r谩pido endurecimiento de las exigencias de seguridad en la Ciudad, cerrando en
los hechos muchos espacios para la expresi贸n cultural juvenil. Eso no evit贸
que, con el tiempo volvieran a suceder desgracias como las ocurridas en la
fiesta electr贸nica Time Warp en Costa Salguero o el recital del Indio Solari en
Olavarr铆a. Tampoco inhibi贸 a los audaces que se lanzaron a realizar fiestas en
espacios sin habilitaci贸n. Ahora la C谩mara de Empresarios de Discotecas se
queja de la competencia ilegal y denuncia 200 fiestas clandestinas por fin de
semana en la Ciudad.



A fines de la semana pasada, se present贸 un proyecto de ley
que tiene por objeto de establecer los presupuestos m铆nimos de seguridad y
funcionamiento que deben cumplir los eventos p煤blicos masivos, as铆 como las
condiciones y requisitos que deben reunir los establecimientos, predios,
locales y espacios donde se realicen. La iniciativa es del senador nacional por
Mendoza, Julio Cobos.



El exvicepresidente de la Naci贸n expres贸 al respecto que
鈥渓as numerosas y terribles tragedias ocurridas en nuestro pa铆s en el marco de
eventos p煤blicos masivos鈥, como Croma帽贸n, la fiesta electr贸nica Time Warp o el
recital del Indio Solari en Olavarr铆a, 鈥渁dvierten sobre la insuficiencia de
disposiciones en la materia en nuestro pa铆s y plantean la necesidad de
regulaci贸n鈥. Por eso propone crear la ley Nacional de Eventos P煤blicos Masivos 鈥渃on la
intenci贸n de otorgar desde el Estado el mayor grado de protecci贸n a quienes
participen como espectadores de tales eventos, y establecer en especial
garant铆as para la protecci贸n de la infancia y juventud como as铆 tambi茅n, de las
personas con discapacidad鈥.



El legislador radical argument贸 que es necesaria una ley que
unifique la regulaci贸n de eventos cuyo objeto sea art铆stico, musical o festivo,
capaz de congregar al p煤blico en general y producir una concentraci贸n mayor a
1.000 asistentes. 鈥淟a ley garantiza la intervenci贸n estatal en la faz
preventiva y establece condiciones m铆nimas de seguridad y funcionamiento; y un
claro r茅gimen sancionador y de responsabilidad por da帽os derivados del evento鈥,
detall贸.



El proyecto contempla un sistema nacional de control y
seguimiento de eventos p煤blicos masivos, para lo cual se crea el Registro
Nacional de Eventos P煤blicos Masivos y la Comisi贸n Consultiva
Nacional
de Eventos P煤blicos Masivos. 鈥淓l Registro
posibilitar谩 consultar para cada evento y organizador; su estado, antecedentes
y sanciones, mientras que la Comisi贸n Consultiva aportar谩 planificaci贸n y
coordinaci贸n de pol铆ticas p煤blicas relacionadas con el objetivo de ese
proyecto鈥, finaliz贸 Cobos.



200 FIESTAS EN BOLICHES NO HABILITADOS



La C谩mara de Empresarios de Discotecas denuncia 200 fiestas
clandestinas por fin de semana en la Ciudad. Son las que se hacen en bares o espacios
que no tienen permisos para realizarlas. Manifiestan que se trata de lugares en
los que no se cumplen medidas de seguridad.



Apretados en lugares que no tienen salidas de emergencia ni
matafuegos, en los que no hay m茅dicos ni ambulancia. En riesgo de verse
involucrados en peleas, y en muchos casos sin personal de seguridad que
controle el acceso y la permanencia. Manejando por toda la Ciudad en
busca de lugares que violen los horarios de cierre. As铆 es el escenario en el
que miles de j贸venes, cada fin de semana, buscan diversi贸n sin reparar en que
su seguridad est谩 en peligro.



Se trata de los bares o caf茅s que desvirt煤an el rubro.
Estiman que s贸lo en la Ciudad hay unos 200 donde se organizan fiestas en
lugares que no est谩n habilitados para tales fines.



Este cuadro lo describe la c谩mara de empresarios de
discotecas de la Ciudad de Buenos Aires (CEDEBA), cuyos asociados desarrollan
la actividad dentro del marco legal y, seg煤n afirman, est谩n perdiendo el
trabajo por culpa de los boliches "ilegales".



"La situaci贸n se agrava de manera sostenida y por eso
pedimos que Horacio Rodr铆guez Larreta nos reciba para que podamos colaborar con
las autoridades en solucionar este problema", arranca Jorge Becco,
presidente de la entidad. "Adem谩s, muchos legisladores deber铆an sentarse
con quienes sabemos del tema para tratar de buscar un marco normativo que se
ajuste a la realidad: el actual surgi贸 tras Croma帽贸n y sirvi贸 para la
emergencia, pero m谩s de una d茅cada despu茅s lo que hace es favorecer la
proliferaci贸n de los ilegales, que hoy nos doblan en cantidad. Muchos
legisladores nos miran por encima del hombro y nos dicen que el problema es la
falta de control, no las leyes. No tienen idea de lo que est谩n hablando. Ac谩
hay que reformular el sistema de ra铆z", enfatiza Becco.



Una de las exigencias de la norma que regula a los locales
Clase C (los boliches bailables) es que los chicos pueden ingresar hasta las 4
de la ma帽ana, y que la 煤ltima gota de alcohol se vende a las 5. "Esto es
un sinsentido. Yo le pregunto a los funcionarios y a los padres qu茅 prefieren,
驴que sus hijos permanezcan en un local habilitado y tomen all铆 hasta el cierre,
o que a las 5 se suban a un auto, vayan a comprar alcohol a cualquier lado y
tomen en la vereda, o que se metan en un boliche trucho y tomen cualquier cosa
y hasta cualquier horario? En los adolescentes lo prohibido es un desaf铆o y con
estas restricciones los estamos impulsando a ponerse en peligro. Desde el 2009
hasta ahora, los clandestinos aumentaron un 200%", plantea Becco.



De acuerdo a investigaciones hechas en el Hospital
Fern谩ndez, la presencia de alcohol y drogas en los siniestros viales durante las
noches de fines de semana se da en uno de cada tres casos. En funci贸n de estos
datos, la migraci贸n nocturna de j贸venes entre boliches es un factor de riesgo
aumentado. "Obviamente, lo ideal es que el chico vaya del boliche a la
casa -sigue Becco-. Pero hay lugares en el Conurbano que est谩n motorizando un
after ilegal que genera un 茅xodo peligros铆simo. De hecho, un conocido boliche
de Ramos Mej铆a abre hasta las 12 del mediod铆a y los pibes terminan reventados.
Cada municipio se maneja como quiere y eso implica una anarqu铆a que puede ser
fatal".



Desde la C谩mara destacan los controles que en este sentido
viene realizando la
Agencia Gubernamental
de Control, aunque aseguran que no
alcanza. "La pel铆cula es siempre la misma: la AGC toma la denuncia,
clausura, pone las fajas y asienta el procedimiento en la Comisar铆a. 驴La
polic铆a cuida que no se viole la clausura? Dicen que no tienen personal para
hacerlo. 驴El Ministerio P煤blico Fiscal y los jueces se ponen los pantalones? Ni
por casualidad, es la ley del siga, siga. Al trucho le conviene poner a
cualquier persona como responsable, que lo clausuren, apelar, y despu茅s hace
una tarea comunitaria. Es un chiste. Lucran con la seguridad de los
chicos", describe Becco. Y asegura que es muy f谩cil detectarlos porque se
promocionan en redes sociales. "Like, Jako麓s, Malibu... todos los conocen.
Vas una noche a Godoy Cruz entre C贸rdoba y Santa Fe y encontr谩s que hasta en
las casas chorizo arman bailes", concluye.



 


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario