Porteñas | Ante nueva privatización del subte

Piden gestión estatal

Entre los planes de Larreta está volver a concesionar por quince años a un operador privado la operación de los subterráneos. En su reciente gira europea trató de interesar a varias empresas, la mayoría de ellas, estatales. Su proyecto de ley convocando una licitación internacional con ese objeto ya cosechó rechazos de varias bancadas y está en marcha un petitorio solicitando que el subte sea puesto bajo gestión estatal. Buenos Aires, 13 de junio de 2017. La estatización de la operación del Subte sigue ganando adeptos en la Legislatura Porteña. A los proyectos impulsados por los bloques del Frente de Izquierda, Suma+ (que responde a Martín Lousteau), y sectores del peronismo y el Frente para la Victoria, se sumó recientemente una iniciativa presentada por el Partido Socialista Auténtico.

El Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, remitió a la Legislatura porteña el proyecto de ley N° 1309-J-2017 que tiene por objeto concesionar, por un plazo de 15 años, la operación y mantenimiento del servicio público de Transporte Ferroviario de Pasajeros de Superficie y Subterráneo bajo la jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires (Servicio SUBTE). La intención es clara, nuevamente privatizar el subte, a pesar de la pésima experiencia de más de 20 años de gestión en manos de la empresa privada Metrovías S.A.

Durante todo ese tiempo Metrovías apenas cumplió con algunas obras, al mismo tiempo que hubo un marcado deterioro en el servicio. Las denuncias de incumplimientos tanto en el subte como en el ferrocarril Urquiza fueron innumerables. Por otra parte, el informe de la Auditoría General de la Ciudad (AGCBA) publicado en el año 2013 indica que Metrovías no ha invertido fondo alguno en obras de infraestructura y solamente se ha dedicado a mantener operativo el servicio de subterráneos.

En general, la Auditoría resulta crítica de la gestión de la concesionaria, e indaga en los contratos cruzados entre distintas empresas del Grupo Roggio que hacen complicada la lectura de sus estados contables. Metrovías, una empresa del grupo Roggio, contrata a otra firma del mismo grupo la realización de tareas en el subte y los computas como gastos a su cargo, cuando ese servicio no es contratado después de una compulsa de precios entre varios oferentes. Después traslada todos sus “costos” al estado, que paga la cuenta sin chistar.

Por otra parte, los subsidios del estado se multiplicaron al tiempo que la tarifa aumentó desde $0,50 en 1999 hasta $7,50 en la actualidad. Lo cierto es que el aumento de subsidios y de tarifas no se tradujo en una modernización y ampliación de toda la red ni tampoco supuso una mejora real en la calidad del servicio. Hoy se viaja cada vez más caro y en peores condiciones. En ese marco, nunca se produjo una merma en la rentabilidad de la empresa. La privatización no redundó en la prestación de un servicio de excelencia.

Por si esto fuese poco, ni Metrovías ni el GCBA nunca informaron cuál es la ganancia de Metrovías por operar el Servicio Subte. A pesar de que la justicia ordenó brindar dicha información en la audiencia pública por la determinación de la tarifa técnica.

Estos elementos llevan a distintas organizaciones de la sociedad civil, entre ellas el Observatorio del Derecho a la Ciudad, a impulsar un petitorio dirigido a los legisladores, solicitando la estatización de las operaciones de la red de subterráneos.

En sus fundamentos dicen que la privatización de la operación de la red “constituye un gran negocio” para los privados. “Por una parte, no asumen riesgo empresarial alguno ya que los gastos y su ganancia son financiados en su totalidad por los usuarios y por el GCBA. Y por otra parte, Metrovías no ha realizado la infraestructura correspondiente, no ha mantenido el subte adecuadamente (la infraestructura de accesibilidad es desastrosa) y el servicio se presta deficientemente. La privatización del servicio no ha cumplido con ninguno de sus objetivos originarios: eficiencia, buen mantenimiento y mejora del servicio”.

Agregan que “Actualmente, en toda la red de subterráneos puede observarse el mal estado de las estaciones y formaciones, al mismo tiempo que constantemente se producen anegamientos luego de fuertes lluvias que obligan a suspender el servicio. Por otro lado, es muy frecuente que se vea restringido el acceso a las personas con movilidad reducida por la inexistencia o el mal funcionamiento de escaleras mecánicas y ascensores”.

No menos importante es que “A los mencionados problemas de infraestructura, se agrega el incumplimiento de las frecuencias y el estrecho horario de funcionamiento del servicio. En comparación con otros servicios latinoamericanos, el subterráneo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es uno de los servicios que presta menor cantidad de horas de servicio”.

Por otra parte indican que “El monto destinado a cubrir la rentabilidad empresaria se eliminaría en caso de una gestión estatal del servicio. Además, la operación y planificación, y el desarrollo y expansión de la infraestructura son dos aristas fundamentales de un servicio público esencial del transporte urbano, por lo que dejar cada una de estas instancias en manos de diferentes empresas u organismos —como lo demuestra el caso del subte de Buenos Aires— solo deteriora su funcionamiento”.

Señalan que “El ejemplo de la empresa pública francesa de ferrocarriles SNCF debería servir a los funcionarios del actual gobierno para evaluar mejor los alcances de sus decisiones. En ese caso, debido a una mala compra de material ferroviario el estado francés decidió unificar la operación y el desarrollo de la infraestructura en una sola compañía. El gobierno español también evalúa realizar una operación similar siguiendo a Francia. La re-estatización de la operación y mantenimiento del Servicio Subte lograría unificar bajo un mismo organismo la operación y la expansión de la red”.

Este entorpecimiento de la gestión del servicio es reconocido por las mismas autoridades que quieren volver a privatizarlo, señalan. “Las dificultades de mantener el SERVICIO dividido en dos empresas u organismos es reconocido en los propios considerandos del proyecto de ley N° 1309-J-2017:

"En los últimos años, SBASE desarrolló un Plan Estratégico y Técnico para la Expansión de la Red de Subterráneos, además de aplicar las inversiones y ejecutar las obras fundamentales para revertir la emergencia. Desde este punto de vista técnico, la vinculación de SBASE con un futuro Operador del Servicio SUBTE requiere un largo plazo para que sea posible implementar los cambios que se esperan en la operación y el mantenimiento, a través del poder regulatorio, y en conjunción con la ejecución de todas las inversiones proyectadas y en curso."

Concluyen diciendo “Por todo lo expuesto, solicitamos a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires que no vuelva a privatizar la operación y el mantenimiento del SERVICIO SUBTE, debiendo re-estatizarse el SERVICIO SUBTE con participación de los trabajadores y de los usuarios”. Se puede adherir a la petición en el siguiente enlace de internet. https://www.change.org/p/firmemos-para-frenar-una-nueva-privatizaci%C3%B3n-del-subte?utm_source=embedded_petition_view


Compartir nota en las redes sociales Enviar Imprimir

Dejanos tu comentario